Cerrará Manuel Ballesteros este año el ciclo de "NorteArte"

A lo largo de 10 años, Manuel Ballesteros ha logrado llevar la danza contemporánea a diversos poblados del país, establecer una conexión con el público y hacer una crítica mordaz a las estrellas gruperas, con su espectáculo "Nortearte", que esta tarde ofrecerá sus últimas dos funciones en esta ciudad, pues luego del éxito obtenido este 2013 llegará a su fin.

En entrevista con Notimex, Ballesteros, quien encuentra en la danza la posibilidad de transformarse en movimiento y ausentarse de su realidad, aseguró; "quiero irme en un momento bueno, que es ahorita, me quiero despedir con el aplauso vivo".

Recordó que este espectáculo, que surgió de un comentario de su padre, quien le sugirió hacer una pieza dancística con música bailable, desde su creación pretendía llevar la danza contemporánea a los pueblos de Sonora; objetivo que ha logrado.

Con "Nortearte", el bailarín sonorense consiguió establecer una conexión con el público, lo cual fue posible gracias al personaje del "Meño", quien es una estrella del género grupero que surge de una humilde región de Sonora y que decae rápidamente en el mundo artístico, lo que responde "a que la gente ama este tipo de personajes, de música y movimientos, y a través de eso les llevo danza".

No obstante, por medio del humor Ballesteros también hace una crítica severa a las estrellas fugaces, idea que nació de su visión como artista profesional, "como creador que te preparas, estudias y que haces toda una creación para tus personajes, de pronto ves que sale "x", "z", "y", que no cantan ni bailan, que su única gracia es un padrino y un gran 'marketing' que hace de ellos grandes empresas, que mueven a las masas".

Señaló, que si bien la farsa está presente en "NorteArte" no deja de lado al ser humano que hay detrás del artista, pues el "Meño", quien a pesar de tener todo está solo, cae en la drogadicción, lo que en su opinión es otra de las ideas que la mercadotécnica le ha vendido al público.

"Es una cosa que vemos; tanta gente que llega a la cúspide y de pronto la noticia es que esa persona murió de una sobredosis o que está en un centro de rehabilitación; es el mundo del espectáculo que se le vende a la masa", explicó.

Dar vida al protagonista de esta propuesta dancística, compartió, fue un proceso que le implicó cerca de dos años de estudio y que se inspiró en diversas estrellas gruperas, tales como Valentín Elizalde y Sergio Vega, mejor conocido como "El Chaka", sólo por mencionar algunos.

Como bailarín, el principal reto de este unipersonal para Ballesteros fue el poder cantar, pues "el uso de la voz fue difícil (...); sí fue un proceso de meterte a clases de canto y perder el miedo".

Entre los logros que ha cosechado este espectáculo en sus 10 años de vida, destacó el bailarín, se encuentran sus presentaciones en diversos estados del país, en China y en Estados Unidos; "jamás pensé que iba a ir a todas las partes que fui, yo lo cree para llegar a pueblos de aquí".

Otra de las grandes satisfacciones que ha tenido el artista sonorense con este espectáculo, confesó, es la aceptación del público, que ha demostrado disfrutar "NorteArte", que continúan viendo una década después de su creación.

Éxito que agradece y le sorprende, y aunque es el resultado al trabajo constante, "no siento que sea algo determinante, porque uno tiene que seguir trabajando".

Además, la labor de su equipo de trabajo ha sido de vital importancia, ejemplo de ello, subrayó, es la colaboración del compositor Isaac Peña, quien se encargó no sólo de crear las canciones que se interpretan en "NorteArte", sino también de los audios y efectos musicales que lo acompañan "yo le dije que quería que esto fuera como un detrás de cámaras, como un especial de un artista y él así lo manejó".

Respecto a las últimas presentaciones de este espectáculo, informó que ofrecerá funciones en Saltillo, Coahuila; Monterrey, Nuevo León; en Mexicali, Ensenada y La Paz, en las Baja Californias, mientras que esta tarde se presentará por última vez en Sonora, "lo que pienso es una obra que te demanda físicamente mucho, entonces hay que dejarla en el momento en que el cuerpo te responde y no cuando ya no puedas", concluyó.