El muro es una "mala política" para hermanos como México: Menéndez

El presidente del Comité de Relaciones Internacionales del Senado, Bob Menéndez, lamentó haber tenido que votar a favor de más bardas en la frontera sur, pues opinó que son una "mala política" para países vecinos y hermanos como México.

El senador demócrata por Nueva Jersey anticipó sin embargo que el plan senatorial de completar mil 126 kilómetros de bardas, en caso que sea aprobado en la Cámara de Representantes, será objeto de demandas en tribunales de Estados Unidos y ello no afectará la reforma migratoria.

"Dificilísimo. Me dolió, y no solamente en el sentido que creo que es una política mala, como el presidente del Comité de Relaciones Internacionales del Senado, creo que es una política mala con referencia a países vecinos", dijo en el programa "Al Punto" de Univisión.

"Tenemos que mantener una política bien clara con México de que somos hermanos, somos hermanos países, tenemos nuestro futuro en un enlace de mucha importancia", señaló en entrevista con el periodista Jorge Ramos.

La versión senatorial de la reforma migratoria incluyó una ruta a la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes indocumentados, a través de un proceso de 13 años de duración que incluye el pago de multas hasta de dos mil dólares por persona.

Pero también incluyó una propuesta republicana para destinar 46 mil millones de dólares a la frontera, contratar 20 mil nuevos agentes de la patrulla fronteriza, completar mil 126 kilómetros de bardas en la frontera y establecer un programa nacional de verificación laboral.

Menéndez, uno de los integrantes del llamado grupo de los ocho que redactó la legislación inicial, justificó su voto a favor del muro bajo el argumento de que se tuvieron que hacer concesiones para poder aprobar una reforma por primera vez en más de 20 años.

"Ya estaba cansado de tratar de conseguir lo ideal y mantener millones de personas en la oscuridad y sin una vía a la legalización y la ciudadanía. Así que acepté algunas decisiones difíciles", reconoció.

El proceso legislativo de la reforma migratoria pasa ahora a la Cámara de Representantes donde su presidente John Boehner advirtió que sólo llevará al voto final un proyecto de ley que cuente con el respaldo de la mayoría de los republicanos.

Menéndez señaló que el voto bipartidista del Senado, por 68 votos contra 32, envía un "mensaje bien claro" a los republicanos en la cámara baja, pero dijo que será importante el involucramiento de la comunidad en las próximas etapas del proceso.

"Si nosotros seguimos alzando nuestras voces... yo creo que la presión va a ser tanta que ellos van a tener, o considerar nuestra ley, o por lo menos considerar su versión, pero su versión tiene que incluir una vía a la ciudadanía", anticipó.