Palpitan en México las danzas tradicionales del mundo: Ricardo Rubio

El estado actual de todas las danzas tradicionales del mundo, y específicamente de la gitana, es latente. Eso significa que se les puede ver de manera permanente en diversos escenarios tanto de la Ciudad de México como del resto de la geografía nacional, aseguró tajante el maestro Ricardo Rubio, director escénico y bailaor de la compañía local "Egiptanos".

Lo que sucede, añadió durante una entrevista con Notimex, es que en México como en muchas partes alrededor del mundo existen varios formatos en torno a los grupos y sus presentaciones públicas. "Pareciera que estar en los grandes escenarios del país como el Teatro de la Ciudad, el Auditorio Nacional o el Teatro Metropólitan, es sinónimo de éxito, lo cual es totalmente falso", dijo.

Advirtió que si se observa con detenimiento, cuando un grupo de danza flamenca se presenta en algún foro de los llamados pequeños en la delegación Coyoacán y el aforo se abarrota; cuando un grupo de tango asiste a exhibir su arte en algún foro de cualquier otra demarcación, la gente lo admira, valora y celebra con un enorme aplauso y felicitaciones por ser géneros de tienen fuerte arraigo aquí.

"El sinónimo del éxito no es el lugar donde se presenta, sino la posibilidad de poder interactuar y generar la convivencia con el público y en eso, el flamenco tiene varias ventajas. Una de ellas, es que en 'Egiptanos X', espectáculo con el que nos presentaremos en el Teatro de la Ciudad el 4 de julio, rompemos la cuarta pared, o sea, no nos alejamos del público, sino que lo incluimos", dijo.

Rubio recordó que su espectáculo "Egiptanos X" y la presentación de su segundo disco, "Quitapenas", son dos acontecimientos con los que celebrará 10 años de trabajo de esa compañía artística y cultural que promueve, desde México y con excelente calidad interpretativa, el flamenco en todo el mundo. "El público está presente y vinculado con el fluir del espectáculo", subrayó.

Otra característica que determina el éxito de la danza, independientemente de su nacionalidad y de su identidad, es su universalidad. "Lo interesante del proyecto de nuestra compañía, Egiptanos, es que absolutamente todo en nuestras presentaciones suena a mexicano, es decir, México ha cobijado a las diversas danzas del mundo; nosotros le imprimimos nuestro sello a lo gitano".

Ricardo Rubio sostuvo además que "el nuestro es un producto mexicano que habla de México a pesar de incluir música flamenca, turca, rusa y gitana. En este recorrido, que en estos días celebramos por sus primeros 10 años, pasamos de la idea de recrear los ambientes de Rusia o Turquía, a decir y mostrar que los mexicanos tenemos algo de rusos y turcos, creando un puente cultural".

Porque, abundó en sus declaraciones, "México puede utilizar los más diversos lenguajes sin perder su identidad", y en ese contexto recordó cómo es la sensibilidad nacional: "El disco se llama 'Quitapenas' porque la música y el baile son elementos indispensables en México para aliviar cualquier mal, en una fiesta, o en una situación de tristeza o sufrimiento, la música no nos falta".

Al hablar sobre su nueva producción discográfica, "Quitapenas", el artista entrevistado consideró que refleja el pasado, el presente y acaso el futuro del ensamble que en un principio invitaba a un viaje imaginario por los territorios gitanos. "Hoy, el discurso habla del enorme crisol abierto que es México y la forma como son acogidas las manifestaciones artísticas de otras latitudes".

Las raíces de "Egiptanos", ensamble de música y danza gitana de México, transitan desde los desiertos de Medio Oriente hasta las montañas balcánicas, de las alegres czardas a los sonidos negros del flamenco; bajo la luz de India van hacia el claroscuro de los patios de México y Latinoamérica, concluyó el entrevistado, con emoción por poder hacer en esta vida lo que es su pasión.