La Profepa rescató 9 osos negros en Nuevo León durante junio

Elementos de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) recuperaron durante junio un total de 11 osos negros en zonas urbanas de Nuevo León. Del total, nueve fueron rescatados y dos murieron atropellados.

La Profepa informó en un comunicado que la escasez de agua y comida en el hábitat natural de esa especie, además de la invasión de áreas por asentamientos humanos irregulares, llevan a los osos a aventurarse a las poblaciones.

Especialistas de la dependencia anticiparon que, mientras no se presenten las lluvias estables en el hábitat natural del oso, los ejemplares podrían continuar buscando agua y comida en zonas urbanas.

Por ello, el organismo recomendó a las personas tapar bien los recipientes de agua y restos de comida, toda vez que esa especie, protegida por la NOM-059-SEMARNAT-2010, tiene un olfato muy sensible, que los hará llegar hasta donde puedan encontrar alimento.

Asimismo sugirió mantener la distancia segura en la medida de lo posible y, sobre todo, no obstruir posibles rutas de escape para los animales, en caso de encuentros especialmente cercanos.

En caso de encontrarse un oso negro, lo más correcto es no agredirlo y comunicarse al 066 para que personal de la Profepa, Protección Civil y Parques y Vida Silvestre del estado atiendan la situación y evalúen la posible reubicación de los animales.

La Profepa precisó que de los 11 animales hallados en zonas urbanas de Nuevo León en este mes, nueve fueron devueltos a su hábitat y dos murieron atropellados.

Las delegaciones de la Profepa en el norte del país, donde se ubica de manera natural esta especie, continuarán alertas de posibles encuentros con estos animales, a fin de atender la situación de inmediato y proteger tanto a las personas como a los osos.