Al renunciar, Benedicto siguió con valentía su conciencia: Francisco

El Papa Francisco comentó este domingo en público la renuncia de su predecesor, Benedicto XVI, el cual -dijo- siguió su conciencia "con gran sentido de discernimiento y valentía".

"Nosotros debemos aprender a escuchar más nuestra conciencia. Pero ¡atención! Esto no significa seguir el propio yo, hacer lo que me interesa, lo que me conviene, lo que me gusta", indicó Jorge Mario Bergoglio durante el rezo del Angelus.

"No, ¡no es esto! La conciencia es el espacio interior de escucha de la verdad, del bien, de la escucha de Dios", agregó.

Ante más de 80 mil personas que abarrotaron la Plaza de San Pedro y asomado desde la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico del Vaticano, el líder católico comentó el pasaje bíblico en el cual Jesús decidió dirigirse a Jerusalén.

Sostuvo que en ese momento Cristo siguió su conciencia porque, en su existencia terrena, "no estaba dirigido a control remoto".

Según el Papa la conciencia es el lugar interior de la relación de los hombres con Dios, que habla al corazón y le ayuda a discernir, a comprender el camino que debe recorrer y una vez tomada la decisión, de ir adelante y a permanecer fiel.

"Benedicto XVI nos ha dado un gran ejemplo en este sentido, cuando el señor le hizo comprender, en la oración, cuál era el camino que debía cumplir. Ha seguido su conciencia, es decir la voluntad de Dios que hablaba a su corazón", dijo.

A lo largo de su pontificado Francisco se ha referido en varias ocasiones a Joseph Ratzinger e incluso se ha reunido varias veces con él, dos de las cuales se conocen públicamente.

Apenas unos días atrás la revista italiana Oggi difundió una serie de fotografías de la "nueva vida" de Benedicto XVI. En la serie de imágenes se observa al pontífice emérito dando un breve paseo con su secretario personal, Georg Gaenswein.

Además ha recibido varias visitas, entre ellas la del profesor alemán Manfred Lutz y la de su ex alumno de teología, Stephan Otto Horn, también jefe del grupo de ex alumnos de Joseph Ratzinger que se reúnen cada año.

Horn fue ayudante del pontífice alemán entre 1971 y 1977 en la Universidad de Ratisbona. Lo visitó en el convento de clausura del Vaticano en junio pasado.

"Tiene ya 86 años, y a esa edad no se es tan fuerte. Pero le vi muy descansado. Su memoria es ágil. Sus ojos son brillantes y alegres", señaló el clérigo a la agencia católica estadunidense CNS.

Reconoció que a raíz de la renuncia, Benedicto XVI tuvo "tres semanas difíciles, pero después empezó a mejorar". El Papa emérito "está convencido de que su decisión fue la correcta, y está muy contento de haberla tomado", apuntó.