Buscan premios Nobel y jóvenes investigadores una química sostenible

Al menos 35 galardonados con el premio Nobel y más de 600 jóvenes científicos se reúnen a partir de hoy y durante una semana en la localidad de Lindau, en el sur de Alemania, en un encuentro de investigación centrado en materia de química.

El encuentro número 63 de premios Nobel contará también con la participación de un premio Nobel de la Paz, el ex presidente de Timor Oriental José Ramos-Horta. La ministra alemana de Educación, Johanna Wanka, será la encargada de inaugurar el evento.

La reunión de científicos estará centrada en la obtención, transformación y almacenamiento de energía, en procesos y estructuras bioquímicas y en la llamada "Química Verde", sobre el desarrollo de la química de la forma más sostenible posible para el medio ambiente.

Durante la semana tendrán lugar encuentros personales de los galardonados con estudiantes e investigadores de casi 80 países, que fueron escogidos para participar entre miles de interesados. También están invitados 21 profesores de química de Alemania.

Entre los participantes se encuentran los premios Nobel de Química Paul Crutzen, de Holanda, Kurt Wüthrich, de Suiza, los alemanes Robert Huber, Gerhard Ertl y Hartmut Michel. Pero también acudirán el premio Nobel de Física alemán Theodor Hänsch y los Nobel de Medicina Erwin Neher y Harald Zur Hausen.

El programa científico será inaugurado por el último Nobel de Química, el estadunidense Brian Kobilka, reconocido junto a Robert Lefkowitz por sus estudios de una serie de receptores que permiten a las células percibir su entorno y adaptarse a las nuevas situaciones.

El estadunidense realizará una ponencia este lunes centrada en el futuro del desarrollo de medicamentos.

Los encuentros finalizarán el 5 de julio con la ya tradicional recepción en el palacio barroco de la isla de Mainau en pleno Lago Constanza, también conocida como la isla de las flores, debido a su cuidada vegetación, los millones de flores que la decoran y sus invernaderos de mariposas.

Fue precisamente el dueño de la isla, el conde Lennard Bernadotte, quien fundó los tradicionales encuentros anuales de los premios Nobel de Química, Medicina o Física en 1951. Además, desde 2004 se reúnen también junto al lago los Nobel de Economía, cuyo próximo encuentro está previsto para agosto de 2014.