Llevan Los Vega su alegre son jarocho a la Fonoteca Nacional

La alegría y el barullo que encierra el son jarocho se desbordó esta tarde en la sala Murray Schafer de la Fonoteca Nacional con el concierto del grupo Los Vega y su rica propuesta de música tradicional, bien orientada a la ejecución de sones tradicionales pero con un sonido cosmopolita.

Integrado por Claudio Naranjo Vega (guitarra de son o requinto jarocho); Fredi Naranjo Vega (jarana tercera, la quijada y zapateado); Enrique Palacios Vega (guitarra grande o leona y hace el papel de bajo); Raquel Palacios Vega (jarana segunda) y Rosario Cornejo Duckeles (en la tarima), el grupo lució portentoso.

El concierto fue de entrada libre para el público en general, aunque con el cupo limitado. Es decir, hasta donde la sala pudo contener a los numerosos amantes de esa música inscrita en el cancionero popular que se ha ido integrando a lo largo de generaciones y más generaciones de músicos y letristas mexicanos.

El contexto indica que por más de cinco generaciones la amplia familia Vega, originaria de Boca de San Miguel, municipio de Tlacotalpan en el jacarandoso Veracruz, ha aportado gran vitalidad al son jarocho tradicional, lo cual le ha granjeado muchas y gloriosas presentaciones en los más importantes foros.

Su propuesta se orienta a la ejecución de los sones tradicionales del repertorio jarocho con un sonido más contemporáneo, pero siempre partiendo de esos sonidos antiguos que caracterizan la música del sotavento veracruzano. Son los acordes que han dado fama al espíritu festivo de los pujantes nativos del lugar.

Por sus aportaciones, la calidad de su técnica interpretativa y por conquistar legiones de públicos, en noviembre de 2012, la agrupación recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el rubro de Artes y Tradiciones Populares. Su música ha sido escuchada en Alemania, Australia, China, Japón y otros países.

Con una trayectoria de 15 años, el grupo de son jarocho Los Vega actualmente está integrado por los nietos de don Andrés Vega Delfín, reconocido músico tradicional y requinto del grupo Mono Blanco, a quien se deben innumerables horas de gozosa música que lo mismo prende a los niños, jóvenes y adultos.