José Emilio Pacheco, intérprete de la vida literaria y cultural

Considerado uno de los más grandes poetas y cronistas literarios de Hispanoamérica, José Emilio Pacheco, quien mañana cumplirá 74 años, ha contribuido con sus textos a entender la vida literaria y cultural del siglo XX.

Originario de la ciudad de México, el ensayista y traductor de importantes obras como "La estrella de madera", de Marcel Schwob, y "Cuatro cuartetos", de T.S. Eliot, estudió derecho y letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Ya desde su época de estudiante inició su carrera en el mundo de las letras, colaborando en la revista "Medio siglo", título que también le da nombre a una generación de destacados escritores como Carlos Monsiváis (1938-2010), y de la cual Pacheco fue uno de sus miembros más distinguidos.

El Premio "Xavier Villaurrutia" 1973 se ha desempeñado en el campo periodístico, histórico y político. Junto con Monsiváis colaboró en el suplemento "Ramas Nuevas", de la revista "Estaciones", y con Fernando Benítez en la redacción del suplemento "México en la Cultura", reseñan sus biógrafos en el portal de Internet "biografiasyvidas.com".

Reconocido como un pensador polifacético, Pacheco, quien nació el 30 de junio de 1939, se ha desempeñado en el campo docente, impartiendo cátedra en diversas universidades de Estados Unidos, Canadá e Inglaterra. Además, ha sido investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y ha publicado numerosas ediciones y antologías sobre la reconstrucción de la vida en los siglos XIX y XX.

Su poesía se ha caracterizado por el uso del lenguaje cotidiano -carente de ornamentos inútiles e irónica, con notas de humor y parodia-, en la que se destaca esencialmente la conciencia de lo efímero, asegura la crítica especializada.

Pacheco ha manifestado que un poeta es el crítico de su tiempo y un metafísico preocupado por el sentido de la historia.

De acuerdo con su biografía publicada en la página de Internet de El Colegio de México, su poesía recoge lo mejor de la tradición con la experimentación, además de un profundo amor a sus semejantes y a la ciudad de México. También externa una preocupación por la singularidad de la niñez.

En "Tarde o temprano" están reunidos sus seis primeros libros de poesía: "Los elementos de la noche", "El reposos del fuego", "No me preguntes cómo pasa el tiempo", "Irás y no volverás", "Islas a la deriva" y "Desde entonces".

Otras de sus celebradas obras son las novelas "Morirás lejos" y "Las batallas en el desierto", ésta última cuenta la historia de un niño de clase media llamado Carlos, quien, a partir de su contexto social y político, describe los problemas del gobierno en turno, la influencia en la cultura popular proveniente de Estados Unidos y la doble moral del México de los años 40.

Pacheco, Premio Cervantes 2009, es también autor de los libros de cuentos "La sangre de Medusa", "El viento distante" y "El principio del placer". Su poema "Alta traición" es quizá el más célebre entre la juventud mexicana.

Junto a Octavio Paz, Alí Chumacero y Homero Aridjis, compiló la antología "Poesía en movimiento". Con su ensayo-discurso "A 150 años de la Academia de Letrán" ingresó en 1986 al Colegio Nacional de México.

Entre los importantes galardones que ha obtenido destacan: el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2009, el Cervantes de Literatura 2009 y el Internacional de Poesía Ciudad de Granada "Federico García Lorca" 2005.

Así como el Internacional "Octavio Paz" de Poesía y Ensayo 2003, el Iberoamericano de Letras "José Donoso" 2001, y el Nacional de Literatura y Lingüística y Literatura 1992.

A lo largo de su trayectoria se ha preocupado por difundir las humanidades e impulsar la cultura hispanoamericana, por lo que además de ser un referente de la cultura mexicana, ha sido constantemente reconocido en México y el extranjero.

Es de mencionar que el 21 de abril de 2010, Pacheco dejó una serie de objetos en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes, en España, para que se abran 100 años después, en 2110.