Insuficiente la reforma migratoria de Estados Unidos: experto

La reforma migratoria aprobada ayer por el Senado de Estados Unidos con 68 votos a favor y 32 en contra es insuficiente, porque no tiene una visión de futuro ni está acompañada de un programa de alto alcance de trabajadores temporales, consideró Eduardo Rosales Herrera.

El profesor del posgrado de Relaciones Internacionales de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán de la UNAM indicó que dicha reforma, "tardía y parcial", perjudica incluso a Estados Unidos que carece de mano de obra, sobre todo en el campo.

Es una propuesta tardía porque requirió 27 años, después de la de 1986, que durante el gobierno de Ronald Reagan regularizó a casi tres millones de indocumentados, argumentó el maestro y doctor en la materia por la Atlantic International University de Estados Unidos.

Además, dijo, es parcial porque no conseguirá que los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos logren su estancia legal en ese país, pues impone requisitos, como haber llegado a más tardar el 31 de diciembre de 2011, por lo que no toma en cuenta a los que lo hicieron a partir de 2012.

Rosales Herrera calificó de "demasiado optimistas" las voces que ven como inminente la reforma migratoria, pues la votación del Senado sólo es un escalón y aún falta el debate en la Cámara de Representantes, donde tienen mayoría los republicanos y participan grupos anti-inmigrantes extremos, como el Tea Party.

No obstante, estimó que hay 70 por ciento de posibilidades de que se apruebe, pero con algunas condiciones. De ser así, dijo, esta Cámara le pondrá varios "candados" que reducirían el beneficio de 11 a ocho millones de indocumentados, es decir unos 3.5 millones quedarían marginados o excluidos de la reforma.

Expuso que de avanzar, con esta reforma migratoria gana más Estados Unidos que los migrantes mexicanos, pues podría abonar el voto hispano en las próximas elecciones intermedias de 2014.

A nivel social, manifestó que la militarización de la frontera significará más daños a los derechos humanos, más abusos de los agentes de la patrulla fronteriza, un cobro más elevado de los "polleros" por pasar a los migrantes y más muertes de connacionales en su intento por cruzar la línea.

Recordó que los migrantes aportan el cuatro por ciento del Producto Interno Bruto de Estados Unidos, y que los indocumentados mexicanos, aún sin legalizar, pagan más de 50 mil millones de dólares anuales en impuestos federales, más del doble de las remesas que se envían a México.

"Si se legaliza toda esa mano de obra tendría un efecto multiplicador, pues los trabajadores legales podrían comprar bienes duraderos, como inmuebles y autos, lo que traería beneficios a la economía de Estados Unidos", concluyó.