Rechaza EUA acusaciones de corrupción en Sección de Intereses en Cuba

Estados Unidos rechazó hoy las acusaciones de corrupción contra sus funcionarios en la Sección de Intereses en La Habana, Cuba, y negó manipular la concesión de visas en beneficio propio para obtener ganancias.

En una nota distribuida por correo electrónico, la representación estadunidense desmintió, sin mencionarlo, al diario oficialista Granma que acusó a diplomáticos estadunidenses de aceptar sobornos a cambio del otorgamiento de visas a ciudadanos cubanos.

El intercambio de criterios divergentes, frecuente en el prolongado conflicto Cuba-Estados Unidos, caldea el ambiente antes de las próximas pláticas migratorias entre los dos países, programadas para mediados de julio entrante, a juicio de analistas.

La nota dijo que la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba toma los actos de corrupción como una acusación muy seria, y solicita a quien tenga información sobre uno de estos hechos por parte de algún empleado que contacte a su Oficina de Seguridad Regional.

Ante imputaciones del rotativo de que el otorgamiento de visas se ha convertido en una "operación comercial", la representación estadunidense aclaró que la tarifa de pago para una visa de no-emigrante es de 160 dólares o CUC (peso convertible equivalente al dólar).

"Esta cifra cubre el costo de la realización de la entrevista, incluyendo el salario de los empleados y los gastos operacionales. La Sección de Intereses no opera en beneficio propio para obtener ganancias", anotó.

De todas formas, recordaron analistas, tanto esa tarifa como el precio de 100 CUC que cobran las autoridades locales por un pasaporte resultan onerosos para el ciudadano promedio que gana un salario de apenas 20 CUC.

En el comunicado, la Sección de Intereses estadunidense dijo que esa tarifa de pago (que la mayoría de los cubanos cubren con dinero enviado por sus parientes en Estados Unidos) "es la misma que se aplica" en todas las embajadas y consulados de Washington en el mundo.

Sostuvo que para mejorar el servicio, se ha aumentado durante el último año el número de entrevistas de 120 o 150 diarias a unas 500 actualmente.

"Si comparamos los primeros seis meses de 2012 con el mismo período de 2013, el número de visas temporales concedidas a solicitantes cubanos para viajar a Estados Unidos aumentó en 79 por ciento, de nueve mil 369 a 16 mil 767", indicó.

Según los Acuerdos Migratorios firmados entre Cuba y Estados Unidos en 1994, el país norteamericano tiene el compromiso de emitir un mínimo de 20 mil documentos migratorios al año.

El año pasado, la Sección de Intereses autorizó a más de 29 mil cubanos a emigrar legalmente a Estados Unidos, en busca de un futuro mejor, de acuerdo con el texto.

"Estados Unidos apoya la emigración segura, legal y ordenada, e insta a los posibles emigrantes a considerar las opciones legales que están disponibles para ellos en lugar de arriesgarse a un viaje peligroso e ilegal en una balsa u otra vía de este tipo", anotó.

Granma publicó este viernes un artículo de un bloguero oficialista, según el cual algunos cubanos "para recibir la visa le han dado dinero al funcionario".

"La gente que hace la cola -agregó el vocero oficial- ya sabe quién es uno y otro, si te cayó el que se deja querer puedes salvarte, pero nunca dándole el dinero dentro de la Sección de Intereses, eso se resuelve en una gasolinera, un supermercado, o una pizzería".

El artículo, con el título "El negocio es negar visas, no otorgar visas", está firmado por el profesor Néstor García, titular del Instituto de Historia de Cuba y conocido analista de la política de Estados Unidos hacia La Habana.

Otra de las imputaciones del texto aparecido en Granma mencionó la posibilidad de que "uno de los propósitos del gobierno estadunidense con la negativa de visas sea el provocar que los viajes ilegales aumenten".