Presentan testimonio en juicio contra George Zimmerman

Un testigo de la pelea en la que el exvigilante de origen hispano George Zimmerman mató de un tiro al adolescente afroestadunidense Trayvon Martin, presentó hoy su testimonio en el juicio por asesinato que tiene lugar en Florida.

Jonathan Good, vecino del barrio en Sanford, en el centro de Florida, donde se produjo el incidente en 2012, fue la segunda persona en testificar en el quinto día de testimonios del proceso.

El testigo indicó que escuchó un ruido en la parte trasera de su casa en febrero de 2012, y vio lo que parecía una pelea cuando se asomó para observar lo que pasaba.

Good afirmó que a pesar de que estaba oscuro, pudo notar a dos personas y aunque no vio sus caras, señaló que uno de ellos vestía ropa de color negro y el otro de color rojo o blanco.

Afirmó que vio a la persona que vestía de negro encima de la otra y que parecía que la persona en la parte inferior tenía la piel más clara.

Martin era negro y llevaba una sudadera con capucha oscura, mientras que Zimmerman es hispano y vestía esa noche una chamarra roja, según videos previos al enfrentamiento mostrados por la televisión.

Good le dijo al abogado defensor Mark O'Mara que "lo que parecía" es que Martin era la persona de arriba y la de abajo (que era Zimmerman) pedía ayuda a gritos.

El testigo, sin embargo, no pudo confirmar que Martin estrellara la cabeza de Zimmerman contra el piso, como afirma el acusado.

Asimismo, comentó que después de que dejó de observar la pelea, escuchó un disparo.

Zimmerman, de 29 años, está acusado del asesinato en segundo grado de Martin, de 17, durante una pelea en un vecindario privado de Sanford, donde se desarrolla el juicio.

Zimmerman, quien se dice inocente, asegura que disparó en defensa propia durante la pelea, y ha negado que en el enfrentamiento haya tenido algo que ver con prejuicios raciales, como asegura la familia de Martin.

De ser hallado culpable, Zimmerman podría recibir una sentencia de cadena perpetua.

El juicio, que es seguido de cerca por los principales medios de Estados Unidos, reabrió un debate en el país sobre el prejuicio racial, al considerar al joven negro sospechoso de un crimen, cuando caminaba en la noche para ver a su padre.

Un jurado de seis mujeres -cinco anglosajonas y una hispana negra- definirán el caso, que el año pasado impactó a la opinión pública y provocó protestas hasta que 44 días después de la muerte de Martin, intervino el presidente Barack Obama y la policía detuvo a Zimmerman.

El ex vigilante vecinal no había sido arrestado bajo el amparo de una ley en Florida sobre uso de armas, que permite utilizarlas cuando existe una amenaza de muerte.