Advierten mayor visibilidad de indocumentados con reforma migratoria

La reforma migratoria que aprobó el Senado de Estados Unidos constituye una "trampa mortal", pues solo hará "visibles a 11 millones de migrantes indocumentados", advirtió la organización Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina (UFIC).

La lideresa de la UFIC, Rocío Miranda, llamó al Congreso y a la Secretaría de Relaciones Exteriores a fijar postura en contra de la medida "que no respeta los derechos humanos de los migrantes y está armada a conveniencia de los Estados Unidos".

Con el cambio, los indocumentados serán presa fácil para la "limpia migratoria, la deportación y la separación familiar", insistió en entrevista.

Datos de organismos defensores de migrantes, citó, exponen que en 10 años han sido separadas más de 200 mil familias mexicanas por los procesos de deportación, lo que ha afectado a más de 800 mil mexicanos.

Además, "derivado de estas medidas extremas de seguridad, las deportaciones de padres mexicanos migrantes han ocasionado que de 2003 a 2013 hayan sido dados en adopción cinco mil menores de edad mexicanos a padres norteamericanos".

Miranda Pérez reiteró su llamado a una postura de rechazo, porque "la inequidad de la reforma es evidente, pues no se negoció con el gobierno mexicano a pesar de que es uno de sus principales socios comerciales".

Para la dirigente de la UFIC se trata de una reforma "ventajosa y perversa", pues mientras "invierten 46 mil millones de dólares para fortalecer la seguridad de mil kilómetros de frontera con más de 40 mil elementos de la Border Patrol, dejan libre los accesos más complicados".

En este sentido, la reforma migratoria sólo será una "carrera de obstáculos" pues para acceder a la legalización "el indocumentado tendrá que hacerse visible y llenar una serie de requisitos, además de pagar por el trámite más de tres mil 500 dólares que no le garantizarán su estancia".