Erosión y factores diversos han degradado 30% del suelo chiapaneco

Alrededor de 30 por ciento del suelo chiapaneco, compuesto por 7.8 millones de hectáreas, está degradado, ya sea por erosión o por cambio de uso de suelo, donde se pierde la retención de la humedad, afirmó el experto ambiental Froilán Esquinca Cano.

El especialista indicó que esta vulnerabilidad del suelo es notoria en los valles que rodean a Tuxtla Gutiérrez, en la Sierra Madre, en la zona norte y en la Meseta de Copoya, por el cambio de uso de suelo y los fenómenos hidrometeorológicos.

En el marco del Día del Árbol, este 28 de junio, consideró que se requiere de mayores estudios por parte de los tres niveles de gobierno para conocer el número correcto de hectáreas pérdidas a causa de la destrucción que el hombre ha generado.

Expuso que muchas especies ya no se encuentran en los ecosistemas y en eso tenemos que pensar, en un estudio que incluya las bases cartográficas y estadísticas.

El ex director del Instituto de Historia Natural y Ecología refirió que en 1990 la pérdida forestal era de 45 mil hectáreas al año, mientras que en los últimos años ha bajado a 35 mil, aunque hay quienes dicen que tenemos 70 mil al año.

Por su parte, el secretario del Medio Ambiente e Historia Natural, Carlos Orsoe Morales Vázquez, dijo que el Día del Árbol debe ser motivo de reflexión sobre la importancia de los recursos naturales para la humanidad.

Se trata de enviar un mensaje a la comunidad sobre la importancia de cuidar el medio ambiente y mantener las campañas de reforestación para la recuperación de arbolados urbanos, indicó en entrevista.

En el caso de Chiapas, resaltó que uno de los sitios perturbados y que requiere de un proceso de restauración es la Sierra Madre de Chiapas, que contribuye con su vegetación al mantenimiento de la cuenca del Grijalva.

"Hay mucho que celebrar, a pesar de los procesos de degradación de los ecosistemas, Chiapas presenta la mayor riqueza de biodiversidad del país, aunque no hay cifras de la pérdida de bosques, hay quienes dicen que al año perdemos entre 40 mil y 70 mil hectáreas", dijo.

A pesar del mal manejo que se ha hecho, del descuido de los recursos naturales, las Áreas Naturales Protegidas (ANP) federales y estatales en Chiapas, que suman un millón 300 mil hectáreas, han contribuido a la conservación.

Un ejemplo es la reserva de la biosfera El Ocote, que hace 40 años presentaba serios problemas, donde se evitó el negocio forestal y hoy presenta una gran riqueza.

Sin embargo, admitió existen muchas especies nativas en riesgo de desaparecer por la presión del hombre, entre ellas, el nambimbo, mata ratón, sospó, chicozapote, el zapote negro, la chincuya, guanaba, entre otras, que urge reproducir.

Sobre el tema, la directora del Centro de Investigación en Gestión de Riesgos y Cambio Climático de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Silvia Ramos Hernández, exhortó a contribuir a la conservación y mitigación del daño al planeta a partir de acciones concretas.

La académica aseguró que requerimos de la generación y aplicación de conocimientos sobre la biodiversidad y la sustentabilidad, de la formación de recurso humano, del fortalecimiento de la cultura ambiental, y educar con responsabilidad.

La elevación de la temperatura resentida en las últimas fechas está asociada a una respuesta de la naturaleza, y trae repercusiones para el sector agrícola y la salud.

Investigaciones calculan que para 2025 la temperatura del planeta aumentará en un grado centígrado, fenómeno que podría agudizarse de no implementarse acciones de mitigación.

Por ello, consideró importante aportar acciones concretas como evitar contaminar, reducir la cantidad desechos, separar la basura, disminuir el uso de ventiladores y aire acondicionado.