Acusan sindicatos a Rousseff de "olvidar" a trabajadores brasileños

Líderes sindicales brasileños acusaron hoy a la presidenta Dilma Rousseff de haber "olvidado" a la clase trabajadora, por lo que convocaron para el 11 de julio próximo a un "día nacional de lucha" para pedir atención a sus demandas.

En declaraciones divulgadas por el portal Folha, el presidente de Fuerza Sindical, el diputado Paulinho da Forca, dijo que el miércoles pasado se reunieron con Rousseff para llevarle un documento con sus exigencias, pero ella "nos escuchó de mala gana".

"El miércoles, ella (Rousseff) habló durante 40 minutos y, con mucha rabia, dejó que la gente hablase. Cuando terminó, se levantó y se fue, sin ninguna decisión concreta", aseguró.

Da Forca sostuvo que la mandataria brasileña "dio una banana a las fuerzas sindicales. Ella no tiene ningún compromiso con los sindicalistas".

Anunció que, ante este escenario, se realizará el próximo 11 de julio un paro en todo el país, bajo el nombre de "Día nacional de lucha".

"Será una protesta contra la falta de cumplimiento de nuestras demandas (por parte del gobierno). Tres años después de que se eligió a un presidente, nada de la agenda de trabajo se ha cumplido", denunció el líder obrero.

Aseguró que "esta es una insatisfacción generalizada entre los sindicatos", lo que a su juicio se reflejará en la convocatoria de la movilización de julio próximo, con la participación de diversas centrales de trabajadores.

Explicó que la víspera se reunió con el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, y el comando de la Policía Militar, a quienes garantizó que el "Día nacional de lucha", con paros y manifestaciones, será "muy organizado y no habrán disturbios".

"Si hay infiltrados, nosotros mismos los vamos a entregar (a las autoridades). La idea es llevar a cabo manifestaciones pacíficas con el interés de poner la agenda sindical en la calle", enfatizó.

Da Forca adelantó que después de la sesión de este viernes para organizar la huelga, representantes de Fuerza Sindical se reunirán la próxima semana para establecer la agenda de actividades del llamado "Día nacional de lucha".