Espera Colombia acuerdo rápido para frenar protestas campesinas

El gobierno de Colombia admitió hoy que la situación en la región del Catatumbo, donde un paro campesino ya deja cuatro muertos y 30 heridos, es crítica, por lo que buscará un acuerdo rápido con los manifestantes.

El ministro del Interior, Fernando Carrillo, dijo que el interés del gobierno del presidente colombiano Juan Manuel Santos es lograr una salida lo antes posible a los problemas sociales que llevaron a las protestas en la zona.

"La situación del Catatumbo ha tomado unas connotaciones graves y no podemos dejar que siga avanzando y por eso es que hoy estoy yo acá", para hallar una solución rápida, declaró este viernes el funcionario a periodistas.

Miles de campesinos bloquean desde hace dos semanas las vías del departamento de Norte de Santander, para exigir el término de la erradicación de las plantas de coca y la implementación de cultivos alternativos en la región.

El cierre de carreteras ha desembocado en choques con fuerzas antimotines, en los que han muerto por heridas de bala cuatro labriegos y otras 30 personas han resultado lesionadas, 11 de ellas policías por la detonación de explosivos.

Según las autoridades, las protestas fueron infiltradas por las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN), lo que ha contribuido a los incidentes.

El Alto Consejero para Diálogos Sociales, Luis Eduardo Garzón, quien integra la comisión oficial en las negociaciones con los líderes del paro, dijo que "la situación no debe tener más dilataciones y se debe llegar a un pronto acuerdo".

"Llegamos con la expectativa de que esta reunión sea positiva y clave para definir la crisis humanitaria por la que atravesamos los campesinos en la región del Catatumbo", sostuvo Eugenio Guerrero, promotor de la protesta.