Mandela mejora: exesposa Winnie

El expresidente de Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz 1993, Nelson Mandela, muestra signos de mejoría en su salud en comparación con los últimos días, pero clínicamente continúa en estado crítico, aseguró hoy su exesposa Winnie.

La condición del reconocido líder antirracista, de 94 años de edad, se deterioró el pasado fin de semana y desde entonces se encuentra con respiración asistida en el Medical Heart Hospital de Pretoria, al cual ingresó con una infección pulmonar el pasado 8 de junio.

"No soy doctora, pero puedo decir que él (Mandela) muestra una mejora respecto a como estaba hace unos días", declaró este viernes a la prensa Winnie Madikizela-Mandela, quien agradeció el apoyo y el amor que se ha brindado a la familia en esta situación particular.

Asimismo, pidió a los medios de comunicación que tengan paciencia para los informes sobre la salud de Mandela y que comprendan la sensibilidad y sentimiento de la familia, de acuerdo con reportes del sitio web sudafricano de noticias News24.

Winnie se separó de Mandela en 1992 después de 38 años de matrimonio, durante el cual procrearon dos hijas -Zenani y Zindziswa-, pero es reconocida por la incansable campaña que llevó a cabo en favor de la liberación de su entonces esposo, quien permaneció encarcelado 27 años.

Varios ministros, políticos y miembros de la familia Mandela visitaron este viernes al ícono de la lucha contra el régimen de segregación racial apartheid, y se especula que el presidente estadunidense Barack Obama podría hacer lo propio tras su inminente arribo a Sudáfrica.

Ante el deterioro de la salud del considerado padre de la democracia sudafricana, se han multiplicado las muestras de afecto y reconocimiento frente al hospital donde es tratado Mandela, así como las oraciones por su recuperación o, bien, por su descanso.

Tras 20 días de esfuerzos médicos por sostener la vida de quien fue el primer presidente de raza negra en Sudáfrica, las esperanzas se están convirtiendo en resignación entre la población del país.

Algunos miembros de la familia de Mandela han admitido que el expresidente se encuentra muy mal y que el desenlace está cerca, sin embargo ninguno de ellos ha hecho alusión a lo que ocurría después de ello.

Este viernes, el diario sudafricano Mail and Guardian indicó que Mandela nunca dio instrucciones para su funeral, pero que hace 20 años expresó su deseo de ser enterrado en Qunu, pequeña aldea en el sur de ese país donde ha vivido desde que se retiró de la vida pública.

De acuerdo con el reporte, Mandela habría reconocido que su funeral sería inevitablemente un asunto de Estado, pero que dijo a su familia que no quería ninguna ceremonia oficial, sino un entierro sencillo y que su lápida fuera una simple piedra sobre su tumba.