Celebra Parlamento alemán última sesión antes de las elecciones

La 17 legislatura del Parlamento alemán celebró hoy su ultima sesión con la aprobación de varias iniciativas que beneficiarán en especial a las zonas afectadas por las recientes inundaciones.

Este viernes fue el último día de sesiones del Parlamento con su conformación actual ya que el 22 de septiembre siguiente, tras las elecciones federales, la próxima legislatura tendrá una nueva composición y el país un nuevo gobierno.

A pesar de tratarse de la última sesión, los legisladores aprobaron con una gran mayoría la "ley para la reconstrucción" de las áreas afectadas por las inundaciones.

La medida prevé destinar ocho mil millones de euros (10 mil 464 millones de dólares) a la reconstrucción, una cantidad considerada generosa.

El gobierno no perdió la oportunidad política de convertir el tema de las inundaciones en campaña electoral, tal y como lo hizo en 2002 el socialdemócrata Gerhard Schröder.

La necesidad de destinar nuevos fondos a la reconstrucción implicó un aumento de la deuda pública de Alemania, que para este año será de 25 mil 100 millones de euros (32 mil 831 millones de dólares), lo que causó varias polémicas.

Aún así, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, defendió la iniciativa al argumentar que "si hay una situación donde hay que aumentar las deudas es precisamente en estas circunstancias de emergencia".

En la situación actual, nada habría sido menos indicado que aumentar los impuestos para recaudar fondos para las inundaciones, según Schäuble, cuando ya hay un estancamiento de la actividad económica.

El parlamento también aprobó la "Endlagerung Gesetzt", la ley ue establece como plazo hasta el 2031 para encontrar una solución definitiva sobre un depósito para los residuos nucleares.

El ministro de Medio Ambiente, Peter Altmeier, celebró en su cuenta de Twitter la aprobación de la controvertida ley, como la "Sternstunde", es decir el momento estelar, de la actividad del Parlamento.

El Parlamento alemán hizo una despedida a uno de sus representantes históricos, el socialdemócrata Franz Müntefering, quien no se presentará a elecciones y con ello cerró este viernes 38 años como legislador.

Müntefering fue secretario general del Partido Socialdemócrata (SPD), ministro de Transportes, del Trabajo y vicecanciller federal, y se considera como una figura fundamental del renacimiento legislativo de Alemania.

Cuando faltan tres meses para las elecciones generales, la canciller federal Ángela Merkel es más popular que nunca, pero al mismo tiempo están casi empatadas las dos posibles coaliciones de partidos que se disputan el poder.

"Quién gobernará el país todavía no queda claro, a pesar de que las burlas contra el candidato opositor, el socialdemócrata Peer Steinbrück, se hayan convertido en una manía", destacó el diario Süddeutsche Zeitung.

Sin embargo, por lo que tiene que ver con las coaliciones, se perfila un empate entre centro derecha -liberales y cristianodemócratas-, y centro izquierda -socialdemócratas y verdes-.

Por lo tanto, lo más probable es que las pequeñas formaciones como Los Piratas o los euroescépticos de "Alternativa por Alemania", que en las encuestas están abajo pero cerca del 3.0 por ciento, decidarán el resultado final.