Dispuesto Vaticano a colaborar en investigación por lavado de dinero

El Vaticano aseguró su plena disponibilidad a colaborar en la investigación por supuesto lavado de dinero en el que está involucrado uno de sus empleados, un sacerdote que fue arrestado hoy.

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, indicó además que las autoridades vaticanas no han recibido aún alguna solicitud al respecto de la parte italiana, pero confirmó la "disponibilidad a una plena colaboración".

La mañana de este viernes la policía detuvo a monseñor Nunzio Scarano, quien hasta finales de mayo trabajaba en el servicio contable de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA).

"Scarano había sido suspendido del servicio del APSA desde hace más de un mes, apenas los superiores habían sido informados que era investigado", dijo a la prensa el sacerdote jesuita.

"Ello en aplicación del reglamento de la Curia Romana, que impone la suspensión cautelar para las personas para las cuales ha sido iniciada una acción penal", agregó.

Precisó que también se ha interesado del caso la Autoridad de Información Financiera (AIF), el organismo responsable de prevenir el reciclaje de capitales y el financiamiento al terrorismo al interior del Vaticano.

"La competente autoridad de control se ocupa de este caso para ver si existen cuestiones de su competencia sobre las cuales debería intervenir y sabrá lo que debe hacer", explicó.

Sostuvo que la suspensión de un funcionario vaticano es automática por el reglamento, porque si los superiores saben que uno ha sido indagado en Italia o en cualquier otro lugar por acciones penales, lo suspenden en espera de que esta llegue a su conclusión.

En el caso de Scarano, la suspensión la había hecho efectiva el presidente de la APSA, el cardenal Domenico Calcagno, antes de finales de mayo.

Asimismo Lombardi confirmó que el Papa Francisco está informado del arresto del sacerdote.

Según refirieron fuentes judiciales, Scarano está involucrado en dos casos distintos: uno conducido por la Procuraduría de Salerno (sur de Italia) y el otro por la justicia en Roma.

Hace varias semanas había sido inscripto en el registro de los indagados por los magistrados de Salerno en un caso de supuesto lavado de dinero de unos 560 mil euros (731 mil dólares).

En Roma sería acusado de intentar el ingreso en Italia de 20 millones de euros (26 millones de dólares) desde Suiza a través de un avión privado.