Prosigue cruce de acusaciones entre EUA y HK por caso Snowden

Las autoridades de Estados Unidos y Hong Kong prosiguieron hoy con el cruce de acusaciones por la huida del ex agente de la CIA, Edward Snowden, a Rusia.

Varios diputados de la ex colonia británica consideraron que Washington hizo una práctica "chapucera" en su proceso de petición de extradición del ex contratista de seguridad.

"Hong Kong no puede apoyarse únicamente en la fotografía de Snowden para confirmar su identidad. Sería un serio error si el gobierno de Hong Kong arresta a la persona equivocada", dijo el diputado demócrata Ronny Rong Ka-wah.

"Es ridículo que Estados Unidos, que siempre se vanagloria de su respeto por los derechos humanos, sea tan impreciso en su petición de arresto a Snowden. ¿Cómo puede el gobierno de Estados Unidos enviar documentos cada uno de ellos con tres nombres distintos para Snowden? Esto demuestra que su práctica fue una chapuza", agregó la fuente, citada este viernes por el periódico South China Morning Post.

Estados Unidos había acusado a los oficiales de Hong Kong de utilizar el pretexto de la confusión generada por el nombre completo de Snowden para permitir su huida a Rusia.

Snowden, quien es acusado por el gobierno de Estados Unidos de espionaje, robo y uso indebido de bienes del Estado, llegó el domingo pasado a Rusia procedente de Hong Kong, donde se había refugiado tras filtrar a la prensa los programas de espionaje estadunidense en internet.

Desde entonces el también contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) permanece varado en la zona del aeropuerto de Sheremetievo de Moscú, para evadir la solicitud de extradición emitida por Estados Unidos y en espera de que Ecuador le brinde asilo político.

Washington ha llegado a evocar que el caso podría impactar a las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y la ex colonia británica, que llevan años negociando para permitir que los hongkonguitas puedan viajar sin visados al país norteamericano.

"Nuestra confianza se ha visto alterada", dijo el vicecónsul estadunidense Stephen Young.