Protesta pacífica en Río de Janeiro; 97 detenidos en Fortaleza

Las manifestaciones continúan en Brasil y este jueves unas cinco mil personas se manifestaron de manera pacífica enfrente de las Empresas de Transporte de Pasajeros del Estado de Río de Janeiro (Fetranspor) y realizaron un mitin en la Asamblea Legislativa.

Desde la tarde la gente se comenzó a reunir en la iglesia de la Candelaria para de ahí avanzar por la avenida Río Blanco y, ante las instalaciones de Fetranspor mostrar su inconformidad por el deficiente parque vehicular público con el que cuentan.

Vigilados siempre por la Policía Militar, con la que nunca entraron en conflicto, continuaron pidieron a los guardianes del orden que se unieran a ellos al explicarles que su lucha "es de todos y para todos".

El contingente regresó a la Plaza Florentino, popularmente conocida como Cinelandia, para mantenerse ahí durante aproximadamente una hora, hasta que una ligera lluvia poco a poco los dispersó sin que se registraran hechos violentos.

Mientras tanto, en la ciudad de Fortaleza fueron detenidas 97 personas por hechos vandálicos muy cerca del estadio Castelao, donde se disputó la semifinal de la Copa Confederaciones Brasil 2013, entre España e Italia.

De acuerdo con reportes de la policía, los inconformes buscaron romper el cerco que fue colocado para impedir su paso al inmueble y lanzaron piedras, por lo que las fuerzas del orden contestaron con gases lacrimógenos y disparos de bala de goma.

A su vez, en Porto Alegre cinco mil personas se reunieron para solicitar una reducción en la tarifa del transporte público y, aunque la concentración había sido pacífica, un grupo disidente confrontó a los cuerpos de seguridad.

Los policías respondieron con gases lacrimógenos, lo que provocó que el grupo violento se dispersara y a su paso causó daños a coches y tiendas.

En la capital Brasilia integrantes de la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) y la Unión Brasileña de Estudiantes Secundaristas (Ubes) salieron a las calles para pedir mayor presupuesto a la educación pública.

Dentro de sus demandas también estaba una reforma política que termine con el financiamiento privado de las campañas electorales, así como por la democratización de los medios de comunicación.