Protestan activistas en Texas tras aprobación de reforma migratoria

Cientos de activistas de diversos grupos proinmigrantes protestaron hoy en Austin, Texas, tras la aprobación en el Senado federal de la iniciativa de reforma migratoria, al considerarla una medida de más perjuicio que de beneficio.

"Habíamos estado esperando por años la aprobación de una reforma a las leyes de inmigración y cuando ésta llega no podemos celebrarlo", dijo Fernando García, director de la Red Fronteriza de Derechos Humanos, un grupo proinmigrante con sede en El Paso, Texas.

La iniciativa de reforma "rompe cualquier equilibrio" al inclinarse hacia la militarización de la frontera de una forma nunca antes vista, indicó García.

El precio a pagar "es muy alto", afirmó al advertir que se agravarán los riesgos de muerte para los migrantes indocumentados.

La organización de García es una de varias que conforman la Alianza de Texas por una Reforma Migratoria (RITA, por sus siglas en inglés), que coordinó la protesta de este jueves en las cercanías del capitolio estatal de Texas.

Unas 300 personas participaron en la manifestación con pancartas que contenían leyendas de rechazo a las medidas de militarización de la frontera, contenidas en la iniciativa de reforma aprobada este jueves en el Senado.

Cinco de los manifestantes fueron detenidos por la policía de Austin, luego que obstruyeron el tránsito al acostarse sobre la calle Colorado para ejemplificar con sus cuerpos las muertes que, dijeron, provocarán las medidas de seguridad en frontera con México.

La legislación aprobada este jueves establece que la reforma a las leyes de inmigración se efectúe luego de colocar una fuerza adicional de 20 mil nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza y la construcción adicional de más de mil kilómetros de muros.

También contempla el establecimiento en la frontera de una tecnología de vigilancia que incluye el uso de aviones no tripulados, torres con cámaras de video y sensores, entre otros.

García sostuvo que bajo esta iniciativa, la frontera con México se asemejará a la que existe entre Corea del Norte y Corea del Sur, dos países divididos desde 1953 al término de un conflicto bélico que oficialmente no ha concluido.

La frontera será convertida en una zona de ocupación militar, con muros, torres, helicópteros, aviones no tripulados y demás, indicó el activista.

"Esto perjudicará grandemente a los seis millones de personas que vivimos en las comunidades fronterizas". La iniciativa de reforma migratoria "cambia la dinámica de la frontera" para las próximas décadas, añadió.

García consideró además que la aprobación de este proyecto de ley constituye "un duro golpe" a los valores de justicia e igualdad que caracterizan a esta nación.