Opaca militarización fronteriza alegría por reforma migratoria en EUA

Pese a que una amplia gama de grupos civiles celebró hoy la aprobación en el Senado de Estados Unidos del proyecto de reforma migratoria, la alegría quedó empañada por la disposición de militarizar la frontera como parte de la nueva ley.

Una campaña que aglutina a más de 150 grupos civiles de Nueva York "objetaron fuertamente" la militarización de la frontera sur de Estados Unidos y prometieron "trabajar vigorosamente" para cambiar estas disposiciones, antes de que el proyecto se convierta en ley.

Bajo el nombre "Neoyorquinos por una Verdadera Reforma Migratoria", los grupos indicaron que sin "supervisión ni mecanismos de rendición de cuentas", la militarización "tendrá serias consecuencias para las comunidades fronterizas y para los contribuyentes en Estados Unidos".

De acuerdo con el proyecto aprobado este jueves por el Senado, la nueva ley añadiría más de 500 kilómetros de muro fronterizo, además de expandir el uso de drones (aviones no tripulados), helicópteros Black Hawk y otros equipos de vigilancia en la frontera.

Valeria Treves, directora de uno de los grupos de la campaña llamado Empoderamiento para la Comunidad del Nuevo Inmigrante (NICE), dijo estar complacida porque el Congreso ha atendido las demandas para reformar el sistema migratorio, aunque mostró reservas.

"Al mismo tiempo estamos entristecidos por las concesiones de último minuto para la militarizción de la frontera sur", declaró Treves.

La Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU) destacó por su parte que la aprobación de la iniciativa acerca la posibilidad de abrir una vía para que millones de personas se conviertan en ciudadanos de este país, aunque reconoció los problemas del proyecto.

"Pese a que estamos profundamente preocupados por los cambios sobre la militarización de la frontera añadidos (...) el mensaje clave es que este proyecto hará una diferencia sustantiva en la vida de millones de aspirantes a ciudadanos", dijo Laura Murphy, de ACLU.

Mientras tanto, en un comunicado distribuido por la Sociedad de las Américas, el exembajador de México en Estados Unidos y miembro del Consejo de este organismo, Arturo Sarukhan, dijo que el proyecto dará la oportunidad de aumentar la seguridad y prosperidad de América del Norte.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, fue más optimista al considerar que la reforma ayudará a Estados Unidos a atraer "gente talentosa y trabajadora que quiera venir, quedarse e inicar un negocio, y ayudar así a nuestro crecimiento económico".