Requiere México una política pro-industrial competitiva

México requiere de una política pro-industrial que sea acorde a la situación de la economía global y que tenga como eje la competitividad del país, aseguró el vicepresidente de la Canacero, Máximo Vedoya.

La Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero) informó que el país debe fomentar también el contenido nacional en las grandes obras de infraestructura, costos más competitivos, abasto eficiente de energía y regulaciones fiscales y ambientales.

Al poner en marcha los trabajos de la segunda reunión ordinaria de trabajo de la Canacero con la Comisión Especial de la Industria Automotriz y del Acero de la Cámara de Diputados, aseguró que sólo con la competitividad "podemos aspirar a sustituir importaciones y a tener mayor presencia en los mercados externos.

Asimismo, expuso que la industria siderúrgica no está exenta de dificultades debido a las políticas no basadas en el libre mercado en que recurren algunos países, lo que ha conducido a un incremento de la sobrecapacidad mundial del acero.

La Cámara reconoció que el gobierno mexicano ha respondido en forma satisfactoria al tema de las prácticas dumping, al efectuar las investigaciones técnicas que la industria nacional ha presentado y que permiten constatar el uso de prácticas desleales de comercio.

A su vez, el presidente de la Comisión Especial de la Industria Automotriz y del Acero de la Cámara de Diputados, Salvador Romero, exhortó a los industriales siderúrgicos a continuar sus esfuerzos para convertirse en uno de los motores de bienestar para el país.

Asimismo, los llamó a que "nos doten de elementos para desregular las actividades del comercio y de la industria que frenan y son definitivamente un obstáculo para los sectores industriales".