Aceleran proceso de cremación de víctimas de deslizamientos en India

Autoridades sanitarias aceleraron hoy el proceso de cremación en masa de las víctimas de las inundaciones y deslizamientos en el norte de India, mientras los esfuerzos de rescate se han visto dificultados por las malas condiciones meteorológicas.

Conforme avanzan los días aumentan los temores sobre brotes epidémicos por la descomposición de los cuerpos, ya recuperados o aún atrapados entre escombros y lodo, por lo que el gobierno indio ordenó este jueves a los responsables apresurar los trabajos.

Los primeros 300 cadáveres fueron incinerados la víspera y para este jueves otros 18, pero el retraso se origina en los procesos de identificación de las víctimas que llevan a cabo los equipos de médicos y expertos forenses.

La próxima ronda de cremación continuará sólo después de que se completen las formalidades de identificación post mortem, con la toma y preservación de muestras de ADN, informó este jueves el supervisor de estos procesos, Sanjay Gunjyal.

Indicó que tanto la identificación como la cremación de los cuerpos se realiza en las ciudades afectadas y, aunque varios equipos se encargan de ello, los trámites llevan tiempo y la persistente lluvia afecta los procedimientos, según reportes del diario The Hindustan Times.

En el aire se percibe el olor de los cuerpos en descomposición, principalmente en la región de Kedarnath -que sufrió los mayores daños-, por lo que el Departamento de Salud expresó su preocupación por la situación sanitaria.

Para evitar la propagación de enfermedades infecciosas en las zonas afectadas del norteño estado de Uttarakhand y áreas aledañas, las autoridades de salud advirtieron a la población evitar el consumo del agua de los ríos, pues podría estar altamente contaminada.

"Debemos cremar rápidamente los cuerpos recuperados, pero dada la magnitud y naturaleza de la tragedia, existe la posibilidad de que muchos más estén aún en lugares a donde los rescatistas no han podido llegar", afirmó Ravikanth Raman, jefe de operaciones de rescate.

Las torrenciales lluvias de monzón que han afectado el norte de India comenzaron hace 13 días, provocando inundaciones y deslizamientos de tierra desde las partes más altas, arrasando con poblados, carreteras y puentes.

Hasta ahora, con el apoyo de helicópteros, los equipos de socorro han evacuado a más de 104 mil personas, entre residentes y turistas, aunque alrededor de mil 830 personas todavía están varadas en el estado.

El saldo de esta tragedia emergió con mayor claridad este jueves, luego de que las autoridades locales informaron que más de mil 500 caminos "simplemente desaparecieron", al igual que aproximadamente dos mil casas y 154 puentes.

La cifra de víctimas mortales de 822 no ha sido actualizada por las autoridades indias desde el pasado martes, pero sí confirmaron tener el reporte de cerca de 400 personas desaparecidas, reportó por su parte el periódico The Times of India.

El vicedirector de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres, M Shashidhar Reddy, declaró a la prensa que varios caminos y carreteras que están transitables fueron cerrados para facilitar las operaciones de rescate y muchos otros están bloqueados por rocas y lodo.