Emiten cargos contra juez por asesinato de procurador en EUA

Un gran jurado del condado Kaufman emitió hoy cargos de homicidio capital contra el ex juez de Paz, Eric Williams y su esposa Kim, por el homicidio del procurador de distrito Mike McLelland, de su esposa Cynthia y del subprocurador Marcos Hasse.

Los Williams están recluidos desde el pasado 16 de abril en la cárcel del condado de Kaufman, en el norte de Texas, bajo fianzas de varios millones de dólares cada uno.

Los homicidios de los dos funcionarios judiciales del condado de Kaufman sacudieron al país y condujeron a las autoridades a sospechar de una posible venganza por parte de algún grupo supremacista o incluso de algún cartel del narcotráfico.

Sin embargo, las investigaciones condujeron hacia Eric Williams, quien había sido despedido como juez de Paz meses antes por el procurador McLelland bajo acusaciones de corrupción.

Las autoridades determinaron que Williams, de 46 años, asesinó a tiros al subprocurador del condado de Kaufman, Marc Hasse, mientras se dirigía a la corte el 31 de enero pasado.

Además asesinó al procurador McLelland y a su esposa Cynthia en su casa el pasado 30 de marzo.

Kim Williams, también de 46 años, está acusada de haber sido cómplice en los asesinatos y de conducir el vehículo en el que escapó el ex juez tras cometer los homicidios.

Kim Williams confesó su participación en los asesinatos tras ser detenida el pasado 16 de abril y describió "con detalle su papel junto al de su marido, Eric Williams" en la confabulación para efectuar los tres homicidios.

En su confesión, la mujer afirmó que ella condujo a su marido "tanto a la escena del crimen de Marc Hasse como también el escenario de los asesinatos de los McLellands".

Kim admitió que su esposo, Eric, disparó y mató a Hasse y a los McLellands.

Además de la confesión, las autoridades tienen como evidencia varios casquillos percutidos encontrados en la escena del crimen de los McLelland.

Los casquillo encontrados en el lugar del crimen coinciden con una ronda de balas halladas en un cobertizo de almacenamiento, donde Eric Williams guardaba grandes cantidades de municiones de diversos tipos y decenas de armas.

Los Williams serán juzgados bajo cargos de homicidio capital, por lo que de ser declarados culpables podría ser sentenciados a pena de muerte.