Llaman al gobierno a establecer estrategia ante reforma en EUA

El gobierno mexicano debe de establecer una estrategia de Estado frente a las medidas que incluiría la reforma migratoria de la Unión Americana, con más militarización en la frontera, muros y vallas metálicas, señaló el senador Zoé Robledo.

En entrevista, el perredista indicó que dicha estrategia debe contemplar y proteger los intereses nacionales, frenar las muertes de mexicanos que intentan cruzar hacia territorio estadunidense y evitar la violencia por parte de la Patrulla Fronteriza.

Comentó que la víspera presentó un punto de acuerdo en el que exhorta al Ejecutivo federal a tomar las acciones pertinentes para salvaguardar los intereses de México, respecto a la enmienda incorporada al proyecto de reforma migratoria en el Senado de Estados Unidos.

El punto de acuerdo, turnado a comisiones para su análisis, solicita que el gobierno mexicano defina de forma clara su postura ante este proceso legislativo y pidió que el Ejecutivo, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, realice las acciones necesarias.

"Quiero ser muy claro que lo que Estados Unidos de América haga en su territorio es un asunto de su soberanía que no nos compete; sin embargo, lo que haga en el límite entre los dos países, lo que haga en la frontera es un asunto bilateral" aseguró el representante por Chiapas.

Además pidió que la cancillería informe sobre las opiniones y propuestas emitidas por México respecto a la reforma migratoria en el país vecino, así como las acciones y medidas desarrolladas para llevarlas a cabo.

El legislador perredista recordó que esa iniciativa de reforma atiende peticiones que se han hecho a favor de los mexicanos y de los latinoamericanos asentados en aquella tierra, la cual fomentará una situación en la que impere el respeto a sus derechos humanos.

Sin embargo, la enmienda Hoeven-Corker configura el reforzamiento de la seguridad fronteriza al pretender aumentar hasta 40 mil el número de agentes fronterizos, hacer uso de tecnologías similares a las que utilizan las fuerzas de ocupación estadunidenses en territorios hostiles, además de concluir los mil 126 kilómetros del muro.

"Solamente quisiera dar un dato: el monto de lo que se está planteando hacer en la frontera, que según la propia enmienda asciende a 42 mil millones de dólares, equivale a 2.38 por ciento de nuestro PIB", expuso el senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Robledo Aburto aseguró que este escenario de fortalecimiento y militarización de la frontera fortalecerá al crimen organizado, ya que el flujo de migrantes se acabará.

"Habrá una desincentivación, pero los otros migrantes que sigan cruzando lo tendrá que hacer por pasos más peligrosos, más alejados, incrementando el costo que le cobra el crimen organizado por cruzarlos a los Estados Unidos", refirió.

Ahora que se ha incorporado el tema de la seguridad fronteriza a la iniciativa, resulta imperativo y ético que México participe activamente en el debate, pues "los senadores norteamericanos han cruzado esa delgada línea entre un tema soberano y un tema binacional".

Al abrir el tema de seguridad, los legisladores estadunidenses deben tener en cuenta los asuntos relativos a la cooperación entre las dos naciones, la buena vecindad, el flujo comercial, los lazos sociales entre ambos países y por supuesto la reciprocidad internacional, abundó.

"Creemos que es la hora de que nuestro Estado mexicano, nuestro gobierno sepa negociar con dignidad un problema común y que no seamos omisos de esta grave situación que está ocurriendo", concluyó.