Destacan solidaridad de México hacia perseguidos de otros países

El investigador del Departamento de Estudios Sobre Movimientos Sociales del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), Jaime Tamayo, resaltó el papel que jugó México para recibir y apoyar a refugiados.

En entrevista con Notimex. el especialista de la Universidad de Guadalajara (UdeG) agregó que "México jugó un papel muy importante y habría que rescatar esa parte valiosa de la solidaridad de los mexicanos hacia los perseguidos de otros países".

Recordó que en México se dio especial atención al recibimiento de refugiados en la época del presidente Lázaro Cárdenas del Río, "en especial, con los españoles, después con los perseguidos de los Estados bajo gobiernos militares en América Latina".

"Muy en particular está el caso de los chilenos, que durante el gobierno de Luis Echeverría fueron recibidos y se les dieron las condiciones para protección de sus derechos, como lo establece la Convención de Ginebra, sobre los refugiados", mencionó.

Tamayo explicó que en la actualidad existe una migración económica muy importante hacia México, "sobre todo vienen de los países de Centroamérica a este país, más bien como de paso, aunque en algunos casos se establecen aquí en esta nación".

"De acuerdo a la definición de refugiados, tiene que ser alguien que sale de su país por razones de raza, de convicción, de nacionalidad, por pertenecer a un grupo social o tener opiniones políticas que son perseguidas en su país y no cuentan con condiciones de protección en su nación de origen, por lo que se ve obligado a huir", sostuvo.

Resaltó que México recibió a un número importante de refugiados durante las guerras de El Salvador y de Guatemala, "pero en la actualidad hay algunos perseguidos todavía, que se quedaron de los gobiernos dictatoriales de América Latina, como argentinos o chilenos por ejemplo, que ya hicieron si vida en México".

Tamayo destacó que México no vive en estos momentos una presencia significativa de refugiados, "como si es el caso de esta movilización masiva de perseguidos que se da en países de Medio Oriente, de África".

Precisó que en la actualidad no hay movilizaciones de refugiados hacia México por persecución o por razones políticas, de raza, religión o por guerras, "sino que ahora el fenómeno que se da es de migrantes económicos y sobre todo de desplazamiento transitorio, de centroamericanos de manera principal con destino a Estados Unidos".

Puntualizó que durante la época de Lázaro Cárdenas, la figura mexicana más representativa fue el cónsul general de México en París, Gilberto Bosques, "a quien se calcula salvó entre 25 mil y 40 mil vidas, de entre refugiados españoles, judíos, antifascistas alemanes, checos y de otras nacionalidades".

Detalló que el diplomático mexicano "estuvo encargado por Lázaro Cárdenas de facilitar condiciones de refugio a los españoles que escapaban de la España franquista para viajar a México, y se estima que Gilberto Bosques salvó tan sólo a alrededor de cinco mil a seis mil judíos".

Tamayo señaló que otros personajes destacados de esa época fueron Narciso Bassols García, "quien fue embajador en Francia, y abrió las puertas de México a los españoles que buscaban asilo por la Guerra Civil y el franquismo, así como el embajador Luis I. Rodríguez, quien fue pieza fundamental en la protección de refugiados".

Indicó que el presidente Manuel Ávila Camacho "continuó con estas políticas de proteger a los refugiados para llegar a México".

Manifestó que durante el gobierno de Echeverría "hubo una gran apertura a recibir a todos los perseguidos políticos".

"Con el fin de las dictaduras militares y de las guerras en Centroamérica, "la llegada de refugiados ya no se dio en México, y muchos perseguidos de aquellas épocas ya regresaron a sus países de origen y otros se quedaron a vivir aquí en esta nación", concluyó.