Inician diálogo en Colombia para suspender protestas campesinas

Delegados del gobierno de Colombia y de los campesinos que bloquean desde hace dos semanas la región del Catatumbo, iniciaron hoy diálogos para poner fin a las protestas, que ya dejan cuatro muertos y 30 heridos.

El Ministro Consejero para el Diálogo Social, Luis Eduardo Garzón, quien encabeza la misión oficial, se trasladó a la localidad nororiental de Tibú para instalar la mesa de negociación con los líderes de la movilización.

Los campesinos reclaman que el gobierno suspenda la erradicación de los cultivos ilícitos en la región, para implementar un programa alternativo que le permita a los agricultores salir de la crisis económica que enfrenta el sector agrario local.

Para presionar una solución a sus demandas, los manifestantes bloquean desde hace dos semanas varias vías del departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela, con pérdidas cuantiosas para el comercio y el transporte.

El cierre de carreteras ha derivado en enfrentamientos con la Fuerza Pública, los cuales ya dejan cuatro labriegos muertos a bala y al menos 30 heridos, 11 de ellos policías por la detonación de explosivos en medio de las protestas ciudadanas.

El líder campesino, César Jerez responsabilizó el miércoles a las autoridades colombianas de las muertes, tras denunciar "el uso de la fuerza" por parte de los grupos antimotines que intentan retomar el control de la zona.

Según la Policía, la movilización fue infiltrada por las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y por el insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN), varios de cuyos frentes de guerra actúan en esa región.