Reabre la Torre Eiffel sus puertas a miles de visitantes tras huelga

La emblemática Torre Eiffel de París reabrió sus puertas al público hoy, luego de permanecer cerrada por dos días a causa de una huelga que llevaron a cabo sus trabajadores para demandar mejoras salariales, laborales y asuntos relativos a la seguridad.

La reapertura del famoso monumento parisino significó un alivio para los miles de turistas que cada día llegan al lugar para subir a lo alto de la estructura de hierro de más de 300 metros de altura y gozar de una vista panorámica de la capital francesa.

La llamada "Dama de Hierro", construida en 1889, quedó abierta de nueva cuenta la mañana de este jueves, después de que los alrededor de 300 empleados decidieron levantar su movimiento de huelga, de acuerdo con reportes del diario capitalino Le Parisien.

La huelga fue convocada por la Confederación General de Trabajadores (CGT), la mayor central sindical francesa, para demandar aumento salarial, mejores condiciones laborales y beneficios de seguridad, aunque la petición principal era la renovación de un ascensor.

Los trabajadores argumentaron que la Torre Eiffel es uno de los sitios más visitados en el mundo, pues recibe a más de siete millones de personas cada año.

Aunque es posible acceder a la torre por las escaleras -que son un total de mil 665 escalones-, éstas sólo llegan a la segunda planta de la estructura, por lo que para subir a lo alto los visitantes deben utilizar los ascensores.

La Torre Eiffel tiene la particularidad de depender de sus medios de ascensión, por lo que cuenta con cinco ascensores, pero uno de ellos está fuera de servicio y los turistas deben hacer largas filas para subir.

En 2008 se decidió la renovación del ascensor oeste, un trabajo que estaba previsto terminar en un periodo de dos años y tendría un costo de 18 millones de euros (unos 24 millones de dólares).

Sin embargo, cinco años después el ascensor aún no está disponible y el costo ahora asciende a unos 40 millones de euros (52 millones de dólares), según un nuevo informe que prevé estará terminado para 2014, indicó la CGT.

Los trabajadores estiman que la ausencia de este ascensor repercute en los otros elevadores, que deben ser detenidos para labores de mantenimiento y conservación de manera más frecuente. Además, los visitantes deben hacer largas filas para subir y se impacientan.