Niega Ecuador haber entregado salvoconducto a Snowden

El gobierno ecuatoriano ratificó hoy que "no ha autorizado la expedición de ningún salvoconducto o documento" que posibilite que el ex agente de la CIA estadunidense, Edward Snowden, viaje a Ecuador.

"Ratificamos que el gobierno de Ecuador no ha autorizado la expedición de ningún salvoconducto o documento de refugiado que permita al señor (Edward) Snowden su traslado a nuestro país", dijo este jueves la ministra de Gestión Política, Betty Tola.

En rueda de prensa y citada por la oficial agencia Andes, Tola subrayó que "cualquier documento en este sentido no tiene validez alguna y es responsabilidad exclusiva de quien lo haya emitido".

Snowden, quien está acusado en Estados Unidos de espionaje, permanece en la zona de tránsito de un aeropuerto de Moscú, a la espera de viajar a un tercer país o de la concreción de la solicitud de asilo que formuló al gobierno ecuatoriano.

Tola rechazó declaraciones estadunidenses contra Ecuador y amenazas de consecuencias comerciales si es que Ecuador concede asilo al ex agente de la CIA.

"El derecho humano a pedir asilo está determinado en el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en el artículo 22 de la Convención Americana sobre esta misma materia, de la misma forma, está establecido en nuestra Constitución (de Ecuador)", señaló.

Indicó que "por tanto, es inaudito tratar de deslegitimar a un Estado, a cualquier Estado, por recibir una petición de asilo y tomar la decisión de aceptarlo o negarlo que de manera soberana le corresponde".

Añadió que "la solicitud de asilo del señor Snowden aún no ha podido ser procesada porque el peticionario no se halla en territorio ecuatoriano, de acuerdo a como manda la Ley".

Este jueves, el secretario de Comunicación, Fernando Alvarado, anunció la renuncia "unilateral e irrevocable" de Ecuador a las preferencias arancelarias concedidas por Estados Unidos a los países andinos que luchan contra la droga, y acusó a ese país de usarlas para chantajear.

"Ecuador no acepta presiones ni amenazas de nadie y no comercia con los principios ni los somete a criterios mercantiles por importantes que estos sean", dijo y denunció que las preferencias arancelarias "pronto se convirtieron en un nuevo instrumento de chantaje".