Lamenta TWP "alto precio" que pagará la reforma migratoria en EUA

Reforzar la seguridad fronteriza en Estados Unidos para aprobar la reforma migratoria es un justificado alto precio a pagar por regularizar a 11 millones de personas, afirmó hoy The Washington Post.

El rotativo cuestionó este jueves la inyección de 46 mil millones de dólares para agregar más agentes, más tecnología y ampliar la construcción de un muro en la frontera con México, al señalar la baja en los cruces ilegales y en las aprehensiones en la última década.

Bajo una enmienda presentada por dos senadores republicanos, la patrulla fronteriza agregará 20 mil nuevos agentes a su fuerza actual de 18 mil 500 en momentos en que las aprehensiones han caído 80 por ciento.

"Con tendencias demográficas, económicas y sociales desalentando la demanda de inmigrantes indocumentados, que es lo que esos agentes van a hacer para mantenerse ocupados?", cuestionó el diario en un editorial.

Hizo notar que factores domésticos en México, entre ellos una menor tasa de natalidad, mejor educación y oportunidades económicas, han contribuido a la baja en estos flujos.

La enmienda fue una concesión de los demócratas con la expectativa de que la iniciativa sea aprobada con el mayor apoyo bipartidista y darle el impulso que requiere en la Cámara de Representantes.

Para el diario, si bien este fin justifica el medio, "también es un caso a estudiar sobre cómo las decisiones presupuestarias pueden ser conducidas por una exagerada retórica política y no por el interés nacional".

El diario anticipó que tal inyección de equipo, infraestructura y agentes pasará a convertir la frontera entre México y Estados Unidos "en una frontera similar a la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas".

Apuntó, empero, que tal derroche de dinero se justifica para "poner fin a la irracional auto-marginación nacional de los 11 millones de inmigrantes indocumentados".

Advirtió, sin embargo, que si la iniciativa del Senado se convierte en ley, "el dispendio que mandata será al final el costo que el país deberá pagar por años de una alarmistas y xenofóbica retórica republicana sobre seguridad fronteriza".