Acepta Roberto Sosa que despido de obra fue por su alcoholismo

El actor mexicano Roberto Sosa aceptó que fue despedido de la obra "12 hombres en pugna" para que resuelva el problema de alcoholismo que padece desde hace varios años.

En entrevista con Notimex, confirmó que el 21 de junio pasado no asistió a dar función en la puesta en escena donde interpreta al "Jurado 5", debido a que no se encontraba en las condiciones ideales, tanto en lo físico como en lo emocional para actuar.

"Hubo un detalle el viernes 21, me ausenté en la función y son cosas que, evidentemente, ningún productor que ame esta profesión debe permitirlo. Le pedí que si podían cubrirme ese día y lo hicieron", comentó.

Sin embargo, agregó, después Jorge Ortiz de Pinedo y yo lo platicamos. Me sugirió dos semanas de descanso para que pudiera integrarme sin problemas a la película "Cantinflas".

"Me dijo: 'Roberto, prefiero que estés al ciento por ciento en cada uno de tus trabajos y en lugar de seis semanas haremos cuatro para que te vayas a descansar'", explicó Sosa.

Precisó que en el estreno de la temporada de "12 hombres en pugna", a principios de este mes en el Foro Cultural Chapultepec, pactaron que él participaría seis semanas para luego ceder la estafeta a Luis Fernando Peña, a fin de que pudiera dedicarse de lleno a dar vida a "Agustín Lara" en el filme que dirige Sebastián del Amo.

"Pero ya no pude completar el tiempo. Jorge (Ortiz de Pinedo) se preocupó por mi salud debido a que sí tengo un problema con el alcohol, mismo que ustedes, los medios, han constatado en las últimas presentaciones que he tenido en público.

"Así que con la honestidad que nos caracteriza a Jorge y a mí, acepté que debo descansar para integrarme a la producción lo más entero posible y que no llegue a mis llamados cansado, desgastado ni en mal estado", apuntó.

Sosa, ganador del premio Ariel al Mejor Actor por su trabajo en el largometraje "El fantástico mundo de Juan Orol", y considerado por la crítica como uno de los mejores histriones en este país, dijo que en los próximos días asistirá a terapia psicológica, como lo ha venido haciendo desde hace seis años, aunque esta vez lo hará con frecuencia.

"Siempre es necesario asistir a terapia psicológica para poder sacar los monstruos que vas cargando durante toda tu vida, sobre todo con esta profesión en la que pasas de un personaje a otro y llevas una vida tan azarosa", explicó.

Sin abundar en detalles personales, el actor platicó que hoy más que nunca, necesita darse un respiro para resolver asuntos emocionales.

"Tengo que descansar, comer y dormir bien, ir a mis terapias, sacar a pasear a mi perro, arreglar mi casa, en fin, estar con la familia y hacer las cosas que todo ser humano debe vivir para poder alimentar el alma y estar bien conmigo mismo, encontrar la paz", subrayó.

Agradeció a Jorge Ortiz de Pinedo el apoyo que le brinda, sobre todo que aun sabiendo de su circunstancia lo contrató por segunda ocasión, pues la primera vez requirió de su trabajo para la obra "El juicio de Hidalgo" (2010).

"Pese a todo, porque él lo sabía, Jorge me convocó a participar. Gracias Jorge por tu calidad humana, por ser un hombre de teatro. Lo admiro, lo respeto muchísimo y lo quiero entrañablemente por su sinceridad, franqueza y entrega en este quehacer actoral y producción teatral", dijo.

Los términos de su relación, subrayó, quedaron en las mejores condiciones.

"Tanto que si la temporada se alarga de las 12 semanas establecidas o si Luis Fernando Peña debe ausentarse porque está grabando en telenovela, yo doy función sin problemas; estoy totalmente dispuesto a reintegrarme en el momento que me den la orden, no hay enojos de por medio", sostuvo.

Extendió su agradecimiento también a sus compañeros de reparto, Darío Ripoll, Héctor Suárez, Pedro Sicard, Roberto Ballesteros, Fernando Becerril, Fernando Ciangherotti, Darío T. Pie, Gustavo Rojo, Carlos de la Mota, Juan Ignacio Aranda y Roberto Blandón.

"Gracias por el cariño, la admiración, el respeto y la paciencia que me tuvieron todos. Por supuesto también al maestro José Solé", agregó, sin dejar de lado al público que sigue su carrera desde hace varios años y al que se comunica con él a través de las redes sociales.

"Agradezco mucho la preocupación por querer verme bien, créanme que yo también quiero verme bien, quiero estar bien y estoy trabajando en ello con todo el interés y el empeño. Gracias a la gente que me rodea, que me acoge y me da la fuerza para poder salir adelante, gracias a mi familia y a mis amigos.

"Siempre me he mostrado de una sola cara con la prensa, soy un ser humano y como tal, soy falible. Tengo debilidades, pero estoy trabajando en ello porque me interesa rescatarme y quererme para poderme entregar nuevamente al ciento por ciento a mi trabajo, que es lo que más me apasiona", destacó.

Roberto Sosa informó que en los próximos días también asistirá a clases de piano y canto para dar vida al afamado compositor Agustín Lara en el filme "Cantinflas".

"Es un trabajo arduo que requiere una preparación profunda, por eso me han puesto un 'coach' de música y canto", concluyó.