Crece 10 por ciento matrícula escolar de Panamá en una década

La matrícula escolar en la educación básica de Panamá es de unos 728 mil estudiantes, con un crecimiento del 10 por ciento en los últimos 10 años, en medio de un proceso de transformación curricular en las escuelas.

En Panamá, la educación básica, de 11 años, es obligatoria e incluye la etapa preescolar (dos años), la primaria (seis) y la premedia (tres), según un documento del Ministerio de Educación.

La educación preescolar registró el año pasado 103 mil inscritos, un crecimiento del 30 por ciento respecto a hace 10 años; en primaria 437 mil (2.0 por ciento de aumento), y en premedia 188 mil (21 por ciento.

Los datos del Ministerio de Educación indicaron que en el nivel primario público, 353 mil menores aprobaron, 21 mil reprobaron y tres mil (casi la mitad en el primer grado) abandonaron la escuela.

En tanto en premedia aprobaron 138 mi1, reprobaron 18 mil 520 y abandonaron la escuela ocho mil estudiantes.

El Ministerio de Educación impulsa, en medio de la resistencia de asociaciones de profesores, un programa de transformación curricular iniciado en 2010, y la actualización de los contenidos académicos con miras a mejorar la calidad en esta área.

Luego de empezar en 64 escuelas, el programa fue aplicado desde el año pasado en los más de tres mil colegios de educación media.

El plan de transformación curricular promueve la formación integral del estudiante mediante diversas herramientas que involucran aspectos de la vida escolar, familiar y comunitaria.

Para la educación media, el plan implicó la reducción de 80 a 15 los bachilleratos, en medio de cuestionamientos de los profesores porque ello implicó la reducción de las cargas horarias, con eventuales desplazamientos a otras áreas.

La transformación curricular también logró capacitar en el uso pedagógico de nuevas tecnologías al 100 por ciento de los docentes del sistema educativo, a través del programa "Entre pares", 21 mil de ellos en la educación primaria, según datos del Ministerio.

En un reciente informe, la ministra de Educación, Lucy Molinar, señaló sin abundar en detalles que se registró un aumento de alumnos a las universidades de hasta 15 por ciento, con una mayoría de ellos egresados de colegios que imparten los nuevos 15 bachilleratos.

Como parte de la transformación curricular, fue creada una Dirección Nacional de Evaluación para medir el rendimiento de los estudiantes y el desempeño de los docentes, con miras a decidir cambios.

Para este año se aplicarán pruebas de matemáticas, lectura y escritura y ciencias naturales a siete mil estudiantes de tercer y sexto año con pruebas de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Mientras en 2010 fueron invertidos 238 millones de dólares en la transformación curricular, en 2012 la cifra ascendió a dos mil 218 millones de dólares.