Cumple Texas ejecución número 500 en mujer de 52 años

Kimberly McCarthy, sentenciada a pena de muerte por el homicidio de su vecina hace 16 años en Dallas, se convirtió hoy en la persona número 500 en ser ejecutada en Texas, desde que esta entidad reactivó el castigo capital en 1982.

McCarthy, de 52 años, fue la mujer número 13 en ser ejecutada en Estados Unidos desde 1976.

La mujer fue declarada muerta a las 19:37, hora locla, (00:37 GMT del jueves) unos 20 minutos después de que comenzara a suministrársele en uno de sus brazos la dosis letal de drogas.

Decenas de activistas opositores a la pena de muerte se manifestaron en contra de la ejecución en las afueras de la Unidad Walls, en la comunidad de Huntsville, al noreste de Houston, donde Texas realiza las ejecuciones.

La ejecución procedió luego de que la Corte de Apelaciones Criminales de Texas rechazó por segunda vez en dos días la petición de los abogados de McCarthy para posponer la pena con el argumento de irregularidades en el juicio que culminó con la pena de muerte.

La apelación argumentaba que en el proceso judicial contra McCarthy, la mujer fue víctima de discriminación racial y de negligencias de parte de varios de sus defensores en años anteriores.

Los abogados sostenían que el jurado que la sentenció a muerte fue conformado por 11 personas de origen anglosajón y sólo una de origen afroamericano, algo que se considera inequitativo para un juicio justo.

McCarthy fue declarada culpable y sentenciada a la pena máxima por matar a cuchilladas a su vecina, Dorothy Booth, una maestra de psicología de 71 años, el 21 de julio de 1997 en Lancaster, un suburbio del sur de Dallas.

De acuerdo con las autoridades, McCarthy entró en la casa de Booth con el falso pretexto de pedir un poco de azúcar, pero ingresó para apuñalarla y darle muerte a fin de robar sus pertenencias.

Evidencias presentadas en el juicio mostraron que McCarthy cortó el dedo anular izquierdo de Booth para tomar su anillo de diamantes.

Luego robó el automóvil Mercedes Benz de la víctima y fue a empeñar el anillo por 200 dólares para ir a comprar "Crack".

Las autoridades presentaron como pruebas el uso de las tarjetas de crédito de Booth por parte de McCarthy y muestras de su DNA dejadas en el cuchillo utilizado en el crimen.

Las autoridades pudieron también ligar a McCarthy con otros dos asesinatos de mujeres de edad avanzada, uno utilizando como arma un ablandador de carne y otro con un martillo, registrados una década antes.

Las 500 ejecuciones realizadas en Texas suman el 37.4 por ciento de las mil 337 realizadas hasta ahora en todo Estados Unidos y rebasa por mucho a las 108 efectuadas en Virginia, el segundo estado que más aplica el castigo capital.

Texas ha efectuado ocho ejecuciones este año y efectuó 15 en 2012, 13 en 2011 y 17 en 2010.