Gobierno de Guatemala sospecha nexos de policías y crimen organizado

El ministro de Gobernación de Guatemala, Mauricio López Bonilla, reiteró hoy que se investigan posibles vínculos entre policías y el grupo de criminales que ultimó a ocho agentes el pasado 13 de junio.

Indicó que las autoridades siguen varias líneas de investigación, incluida la que apunta a posibles nexos entre policías y las bandas del narcotráfico que operan en la región del occidente de Guatemala, donde se cometieron los asesinatos de los uniformados.

Señaló que "se sospecha" de los vínculos de "algunos" miembros de la Policía Nacional Civil (PNC) con el crimen organizado, pero no se tienen elementos para determinarlo.

"Las averiguaciones siguen su marcha y se esperan resultados para esclarecer el caso", destacó el ministro López Bonilla, en relación con los hechos ocurridos la noche del pasado 13 de junio en la subestación de policía del municipio de Salcajá.

En esa fecha, un grupo de hombres armados irrumpió en la comisaría de la PNC de Salcajá, departamento de Quetzaltenango, 205 kilómetros al oeste de la capital, y acribilló a los ocho agentes.

En su huída, el grupo de pistoleros se llevó al subinspector de la policía, César Augusto García, cuyo cadáver fue localizado una semana después del ataque en un río del departamento de Huehuetenango.

El gobierno, de acuerdo con las investigaciones del Ministerio Público, atribuyó el atentado contra los agentes de la PNC a una banda de narcotraficantes que opera en la región del occidente del país.

El presidente Otto Pérez Molina dijo en su programa de televisión que se transmite los martes por la noche que la seguridad es una de las mayores prioridades de su gobierno y anunció relevos en la cúpula de la PNC.

El ministro López Bonilla dijo que como parte de la reorganización de la PNC este año se graduarán siete mil 800 agentes, con lo cual el número subirá a 30 mil efectivos de la PNC.

El funcionario dijo que el número de efectivos de la PNC es aún muy bajo, pues los "estándares internacionales dicen que Guatemala debería de tener unos 350 policías por cada cien mil habitantes y no llegamos a 175".