Celebra Nueva York reconocimiento federal a matrimonios gay en EUA

Autoridades, grupos civiles y más de cien miembros de la comunidad homosexual celebraron hoy la decisión judicial que obliga al gobierno federal estadunidense a reconocer los matrimonios entre personas de igual sexo en Estados Unidos.

Reunidos en el legendario bar Stonewall Inn, donde hace 44 años inició el movimiento por los derechos civiles de los homosexuales en Estados Unidos, unas 150 personas se dieron cita para festejar la histórica decisión de la Suprema Corte.

"Estoy casada con una mujer en el estado de Nueva York desde hace dos años y ahora el gobierno federal lo debe reconocer. Yo soy una veterana de guerra y ahora podré compartir con mi pareja los beneficios que por ley me corresponden", dijo Jeanette Harris.

Ubicada fuera del Stonewall, cuya cuadra fue cerrada por la policía en previsión de los festejos, Harris asentó que su pareja ahora tendrá derecho a obtener del ejército seguro médico y dental, así como a ser enterrada junto a ella en un cementerio militar.

La Suprema Corte anuló hoy la Ley en Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en inglés), que definía al matrimonio como la unión entre hombre y mujer, lo que obliga al gobierno federal a reconocer a las parejas del mismo sexo casadas en los estados que lo permiten.

Marc Levine, dijo a su vez que la decisión es un paso más en el reconocimiento de los derechos civiles de minorías, y envía el mensaje de que los miembros de la comunidad Gay, Lésbico, Bisexual y Transexual (LGBT) no son ciudadanos de segunda clase.

Lavine comparó esta lucha con la que se libró contra la esclavitud, para promover los derechos civiles para todos los ciudadanos y para reconocer los matrimonios interraciales, en contra de las personas que decían que estas cuestiones van en contra de Dios.

En tanto, dentro del Stonewall Inn algunas parejas bebían para celebrar la decisión.

"Queremos que todas las parejas puedan ser tan felices como nosotras lo somos", dijo Merlene D'Monte, quien festejaba tomando cerveza con su esposa, Sandra Brezante.

El desafío legal a DOMA fue iniciado en 2009 por Edith Windsor, a quien el gobierno federal le hizo pagar más de 360 mil dólares de impuestos luego de que cónyuge le heredera sus propiedades tras su muerte, algo que no hubiera sucedido en un matrimonio heterosexual.

"DOMA violaba el principio fundamental estadunidense de justicia e igualdad", consideró Windsor en un comunicado distribuido por la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU, por sus siglas en inglés), que la asesoró en su disputa legal.

De acuerdo con Windsor, quien reside en Nueva York, gracias a la decisión de anular DOMA, el gobierno federal no podrá discriminar nunca más a un matrimonio, sin importar quiénes lo conformen.

Donna Lieberman, directora de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York, apuntó mientras tanto que el día de hoy marca "el inicio del fin de la discriminación contra las personas que son lesbianas o gay" en Estados Unidos.

La algarabía fue compartida por media docena de otros grupos civiles, así como por el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, y por el gobernador del estado, Andrew Cuomo, todos los cuales difundieron mensajes celebratorios.

"De los disturbios de Stonewall hace 44 años, a la aprobación de la igualdad en el matrimonio de Nueva York, a la decisión de revocar DOMA, originada por el caso de una residente de esta entidad, Nueva York ha estado siempre al frente de este movimiento civil", enfatizó Cuomo.