Convoca Perry de nuevo a legisladores sobre clínicas de aborto

El gobernador de Texas, Rick Perry, convocó hoy a la Legislatura estatal a una segunda sesión especial para aprobar una serie de restricciones a las clínicas de aborto, que fueron rechazadas en una primera sesión este miércoles.

Perry pidió a los legisladores una nueva reunión para el 1 de julio próximo a fin de votar las propuestas de aborto, así como otros proyectos de ley por separado que podrían impulsar los fondos para carreteras y mejorar la aplicación de penas a menores de edad.

Los republicanos pretenden aprobar una iniciativa de ley que aumenta las restricciones para operar clínicas de aborto en Texas, al grado que podrían conducir al cierre de la mayoría de las que actualmente operan.

La medida fue aprobada por la Cámara de Representantes, pero fue obstaculizada en el Senado, debido a que la senadora demócrata Wendy Davis habló el martes durante más de 10 horas, en una táctica de obstrucción que impidió la votación minutos antes de la medianoche.

La táctica de la legisladora fue detenida minutos antes de la media noche por el presidente del Senado, que argumentó errores de procedimiento.

La votación, sin embargo, no pudo efectuarse antes de concluir la sesión, debido a que cientos de manifestantes interrumpieron a los legisladores con gritos de "vergüenza", "vergüenza", lo que alteró los procedimientos del Senado hasta que cerró la sesión.

Perry está facultado por ley a convocar a la legislatura a tantas sesiones extraordinarias de 30 días como guste, y en ellas los legisladores sólo pueden asumir las iniciativas que él designe.