Christian Horner, jefe de Red Bull, quiere claridad de la FIA

El director de la escudería Red Bull, Christian Horner, continúa molesto ante la decisión que tomó la Federación Internacional del Automovil (FIA) en cuanto a la sanción que se le impuso al equipo Mercedes por el caso "Pirelligate".

"Ellos consideran que es ilegal haber hecho las pruebas, pero la sanción por hacer esa prueba no encaja con el delito", aseguró Horner en un comunicado de la escudería, donde también insinuó que la FIA necesita esclarecer las reglas, "para aclarar lo que está y no está permitido".

El fallo del organismo fue prohibirle a Mercedes su participación en el Test de Jóvenes Pilotos, por lo que Red Bull asegura que la decisión es demasiado complaciente para la escudería alemana, en relación con el beneficio que pudieron obtener por los ensayos.

"Probablemente es molesto para ellos el perderse el Test de Jóvenes Pilotos, pero palidece hasta la insignificancia en comparación con el beneficio que se vería", puntualizó el jefe del equipo.