Son pocas las quejas registrada por disidencia sexual: Sauri Suárez

El secretario para la Promoción de los Derechos Humanos e Incidencia en Políticas Públicas de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Gerardo Sauri Suárez, informó que el número de quejas de disidencia sexual no es representativo de la realidad y prevalece el desconocimiento de los derechos.

Esto, detalló, se ve tanto en la parte de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual (LGBTTTI), como por los servidores públicos que generalmente son los responsables de brindarles atención y procurarles el ejercicio de sus derechos"

Por ello, señaló que el debate sobre la disidencia sexual permite romper parámetros construidos históricamente y referidos a mecanismo androcéntricos y adultocéntricos,

"Expresan una construcción definida como heterosexualidad hegemónica normativa, que es importante romper, no sólo en los marcos jurídicos, sino también en las prácticas, relaciones, concepciones profundas que en la ciudad de México siguen prevaleciendo", indicó.

Durante su participación en el VI Encuentro sobre Disidencia Sexual e Identidades Sexuales y Genéricas "Las Tareas Pendientes del Movimiento de Disidencia Sexual", explicó que la disidencia es "un mecanismo para ejercer el derecho a decidir sobre el propio cuerpo".

Mismo que, consideró, permite el fortalecimiento de la libertad de conciencia, de la posibilidad de construir una identidad propia y un mecanismo constitutivo de la libertad de expresión.

Sauri Suárez dio a conocer que durante 2012 la CDHDF recibió 38 quejas de personas que manifestaron una orientación sexual diferente a la heterosexual, mientras que de enero a mayo del presente año, este organismo ha atendido 18 casos.

Indicó que en el 19 por ciento de los casos se presume la violación al derecho a la igualdad ante la ley y la no discriminación, mientras que en el 14 por ciento, se vulneraron dentro de los derechos de las personas privadas de la libertad, la negación al ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos.

En tanto en el 10 por ciento de los casos, se presume la violación a los derechos a la honra y la dignidad y un ocho por ciento los derechos de la víctima o persona ofendida.

En su momento, Enrique Dussel Ambrossini, rector interino de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), manifestó la necesidad de definir y diseñar mecanismos que garanticen en el Distrito Federal el libre ejercicio de la justicia sexual.

En este sentido consideró necesario "contraponer la solidaridad a la tolerancia, el respeto a la alteridad del otro, pensando en la realización para la existencia del otro, como punto de partida incluso del nuevo derecho a la justicia sexual, que hasta hoy es ilegal, ilegítimo, opuesto al sistema vigente".

José Ramón Amieva Gálvez, Consejero Jurídico y de Servicios Legales, y en representación del Gobierno del Distrito Federal, manifestó que la autoridad no sólo es sancionadora o violadora de derechos, sino que además a través de la cultura y la educación busca abrir espacios para garntizar el ejercicio de los derechos.