En nueve entidades impulsarán modelo de tratamiento de adicciones

Anunció el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Ciprián que en nueve estados del país, se impulsará el modelo de los tribunales para el tratamiento de adicciones en primo delincuentes adictos, que en la actualidad funciona en Nuevo León.

En el marco del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, dijo que como parte de la prioridad del gobierno contra las adicciones, este año el modelo de atención iniciará en el Distrito Federal y el Estado de México, a fin de que los primo delincuentes no pisen la cárcel.

Ante el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, el representante de la ONU contra la Droga y el Delito para México, Centro América y el Caribe, Antonio Luige Mazzietelli, y el comisionado de la Conadic, Fernando Cano Valle, afirmó que para implementar esos tribunales se requiere de juicios orales.

Sostuvo que una precondición para avanzar en este tema es acelerar la puesta en marcha de los juicios orales en el país, y existen al menos nueve entidades donde "ya podemos y estamos trabajando para ello, replicar la exitosa experiencia de Nuevo León".

El funcionario agradeció el apoyo del gobierno de Estados Unidos y de su embajada en México en esa materia, no sólo por el respaldo con recurso para llevar a cabo este tipo de acciones, sino por la capacitación para poder implementar este modelo en forma exitosa.

Consideró que los primo delincuentes que cometieron delitos no graves, bajo el influjo de una droga, merecen una oportunidad de ser tratados antes que ir a prisión. Con ello, dijo, se evitará su interacción con homicidas, secuestradores y narcotraficantes, al tiempo que tienen opción para hacer una vida en sociedad.

Además representaría un ahorro en costos, pues por cada persona en reclusión el gasto de mantenimiento es de entre 250 mil y 300 mil pesos al año, mientras que por su rehabilitación de sus adicciones el gasto fluctúa entre 20 mil y 60 mil pesos, pues enfrentan su tratamiento en libertad y no se separan de su familia.

En su oportunidad, el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, resaltó que en su país, a través de tribunales de este tipo, al concluir tienen 96 por ciento de menos probabilidades de cometer nuevamente delitos, que quienes son remitidos directamente a la cárcel, así como un menor problema de disfunción familiar.

Sostuvo que ese es un modelo innovador de tratamiento que ha demostrado tener éxito, en 2009 se impulsó el tribunal de drogas que hay en México, en el municipio de Guadalupe, Nuevo León, donde ya hay dos, con asistencia técnica de expertos en adicciones y de la ONU, con financiamiento de la Iniciativa Mérida.