Miedo, violencia y pobreza en propuestas teatrales para este verano

"Nuevas directrices para los tiempos de paz", de Bosco Brasil; "México sin cabeza o la feria de las cabezas rodantes", de Felipe Rodríguez; y "Hielo", versión libre de Eduardo Yribarren de la obra "Bajo hielo", de Falk Ritcher, son las propuestas teatrales del Foro A Poco No y el Teatro Benito Juárez en este verano.

Las actividades arrancarán el 5 de julio en el Teatro Benito Juárez con la pieza teatral "Hielo", bajo la dirección de Marco Vieyra, un montaje en el que dicho recinto se convertirá en una sala de conferencias, en la cual un hombre, consumido por múltiples actividades monótonas y recuerdos de la infancia, entra en una profunda crisis.

Esta versión libre de "Bajo hielo", realizada por Eduardo Yribarren, del dramaturgo alemán Falk Richter, "Hielo" es una metáfora sobre como el hielo alarga la descomposición y encapsula los sentimientos y enfría a las personas, sin embargo, al subir la temperatura brotan los miedos y recuerdos.

Francisco Rubio, Adriana Llabres, Giusseppe Gamba y Adrián Herrera Mundo son los actores que participan en la propuesta que se presentará hasta el 28 de julio y que da un vistazo a la podredumbre humana que se refleja en acciones contundentes, poderosas y radicales que se traducen en un discurso emotivo para el espectador.

Ese mismo día, pero en el Foro A Poco No, se presentará "Nuevas directrices para los tiempos de paz", bajo la dirección de Gabriel Figueroa Pacheco. Se trata de un montaje que refleja cómo se comportan los hombres cuando tienen de frente a la miseria humana. ¿Qué hacen? Luchan contra ella, se unen a los represores o se hacen a un lado.

Basada en la obra del dramaturgo Bosco Brasil, el montaje narra la llegada de un refugiado polaco a un país sudamericano, quien trata de escapar de los horrores de la Segunda Guerra Mundial; su único equipaje son sus manos y el deseo de encontrar en la nueva tierra un espacio para salir adelante.

Al llegar al país necesita un salvoconducto para entrar, al no tenerlo es detenido en migración, donde lo empiezan a interrogar hasta que lleguen los lineamientos para los tiempos de paz.

Frente a frente, el europeo Clausewitz (interpretado por Julien Le Gargasson) y el interrogador Segismundo (personificado por José Antonio Falconi) se estudian mutuamente. Las palabras, los gestos y los nervios revelan sus verdaderas identidades, las cuales quieren ocultar en los nuevos tiempos, lejos de Adolfo Hitler y Getulio Vargas.

La estancia se convierte en un campo de batalla, en la cual dos hombres luchan entre horrores raciales y políticos. Durante su conversación, cada uno exalta sus posturas ideológicas y éticas.

Escrita en 2002, un año después del atentado contra las Torres Gemelas, "Nuevas directrices para los tiempos de paz" hace una reflexión sobre cómo la guerra, se ha vuelto cotidiana, sus imágenes y consecuencias no conmueven y quienes las observan se acostumbran a la devastación.

A partir del 10 de julio llega a este mismo espacio escénico "México sin cabeza o la feria de las cabezas rodantes", de Felipe Rodríguez, una obra que indaga en el concepto de la decapitación como herencia prehispánica, que se une con la realidad actual que vive el país, en la que cada día los titulares dan cuenta de hechos sangrientos.

La propuesta de este montaje que se presentará hasta el 31 de julio, explora los caminos de la preocupación, el miedo, la apatía y finalmente, la cotidianidad.

Bajo la dirección de Nora Manneck, la obra es también una metáfora de la pérdida de la cabeza, es decir de la cordura, de un Estado que no encuentra soluciones a dos de sus más grandes heridas y que son el origen de otros diferentes problemas: la desigualdad y la corrupción.

Con las actuaciones de Llever Aíza, Ana Fabiola Zepeda, Eduardo Ramírez Pablo, Yanet Miranda, Ix-chel Muñoz, Abigail Medina, Luis Bernal y Erik Gallardo, la puesta escénica se plantea como una farsa que retoma elementos del teatro de revista, el cual permite que la sátira y el tono grotesco logren una mordaz y oscura reflexión.