Deben considerarse "todas las opciones" contra impacto drogas: Ban

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, urgió hoy a los Estados miembros de este organismo a que consideren "todas las opciones" con el fin de detener el impacto que tienen en el mundo las drogas ilícitas.

En un panel de discusión, Ban recordó que los Estados miembros tendrán la oportunidad de discutir estas opciones el próximo año, durante la revisión de alto nivel de la Comisión de estupefacientes de la ONU y en la sesión especial en 2016 de la Asamblea General.

"Urjo a los Estados miembros (de la ONU) a que usen estas oportunidades para conducir un debate abierto y de amplio alcance que considere todas las opciones", manifestó el titular de la ONU durante su discurso.

Destacó que es preciso que la ONU impulse la prevención y el tratamiento de las personas que abusan de las drogas con un enfoque basado en la salud pública y el respeto a los derechos humanos, y que "estigmatizar o castigar a los usuarios no es la solución".

Explicó que la responsabilidad del organismo debe ser reducir el número de personas en prisión, la carga tanto física como mental del abuso de estupefacientes y la reducción del contagio de enfermedades transmisibles entre personas que se inyectan drogas, como el VIH.

"Trabajemos juntos para ayudar a millones de personas en el mundo a escapar del impacto destructivo de las drogas ilícitas", pidió Ban durante el panel en conmemoración del Día Internacional de la Lucha contra el Uso y el Tráfico de Drogas.

Las declaraciones de Ban revelaron un tono más conciliador y flexible que el empleado por la Oficina de la ONU contra la Drogas y el Delito, así como por su titular, Yuri Fedotov.

En un videomensaje durante el panel, Fedotov afirmó que esperaba que las discusiones de alto nivel sobre el impacto de las drogas en el mundo reafirmarían la importancia de las convenciones de la ONU sobre el tema, que son la base para las actuales políticas prohibicionistas.

Los mensajes de los funcionarios coincidieron con la publicación en Viena del Informe Mundial sobre Drogas 2013, que asentó que pese a que el consumo de "drogas tradicionales" está estable, apuntan al alza los estupefacientes de diseño y uso de sustancias obtenidas con receta médica.