Fallo sobre DOMA corrigió error que legalizó la discriminación: Obama

El presidente Barack Obama dijo hoy que el fallo de la Suprema Corte de Justicia sobre la inconstitucionalidad de la Ley de Defensa del Matrimonio corrigió un error mediante el cual se legalizó un acto de discriminación.

"Aplaudo la decisión de la Suprema Corte de echar abajo la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en inglés)", dijo Obama en un comunicado que precedió a su reacción inicial en su cuenta personal en la red social Twitter.

El mandatario dijo además haber instruido al Procurador de Justicia y otros miembros de su gabinete para que se revisen los estatus relevantes a fin de garantizar que el fallo sea implementado de inmediato.

Con una votación dividida de 5-4, el máximo tribunal determinó que DOMA es ilegal debido a que representa una privación de la protección igualitaria de las personas que les confiere la Quinta Enmienda Constitucional.

La ley prohibe a las parejas de matrimonios del mismo sexo gozar de los mismos beneficios federales que las parejas heterosexuales.

"Esta era una discriminación incrustada en la ley que trataba a las parejas homosexuales y lesbianas como una clase de personas aparte o inferior", apuntó el mandatario.

La reacción por escrito del mandatario estuvo a tono con la postura de su gobierno en contra de la ley, como lo reafirmó el Departamento de Justicia el año pasado cuando dejó de defenderla en cortes, como era su obligación.

Obama dijo que el fallo fue una victoria para las parejas que han luchado por un trato igualitario bajo la ley, "y por los hijos de esa parejas, cuyos matrimonios serán ahora reconocidos (por el gobierno federal) como legítimos".

El mandatario dejó en claro que este fallo no tendrá efecto alguno sobre la manera como las instituciones religiosas definen y consagran el matrimonio "porque (el fallo) aplica sólo a los matrimonios civiles".

La decisión, vista como un triunfo mayor para el movimiento por los derechos de las personas del mismo sexo, permitirá a las parejas homosexuales tener prestaciones sociales y beneficios fiscales similares al resto de la población.

La opinión fue firmada por el magistrado Anthony Kennedy y apoyada por los magistrados Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan y opuesta por el presidente de la Corte John Roberts, Antonin Scalia, Clearence Thomas y Samuel Alito.