Pondera Armando González Torres la vigencia de Efraín Huerta

Efraín Huerta es un poeta vigente cuya obra continúa influyendo a diversas generaciones de vates, dando una idea menos solemne de la poesía, consideró el ensayista y escritor Armando González Torres.

En declaraciones previas a su participación en el ciclo "Los Villaurrutia", que esta tarde revisará la obra de Huerta, González puso énfasis en la importancia de abordar a un autor cuya obra tiene estrecha vinculación entre poesía y revolución.

En su opinión, ésta aún "representa un vitalismo rebelde que imbuye un espíritu adolescente y contestatario".

Es un autor liberador, pues si bien tiene un oficio poético depurado y un manejo extraordinario del ritmo y la imagen, se permitía la ironía y el humor anti-poético, añadió.

Para el estudioso de Huerta, éste dejó una obra que "continúa viva, festiva y contagiosamente subversiva".

González Torres y Raquel Huerta-Nava estarán esta tarde en el Centro de Creación Literaria "Xavier Villaurrutia", para hablar del legado del autor de obras como "Hombres del alba", "Tajín" y "50 poemínimos".

El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), organizador del ciclo, a través de su Coordinación Nacional de Literatura, recordó que Huerta fue poeta, ensayista y periodista especializado en la crítica cinematográfica, se desempeñó como reportero, reseñista y editorialista; recibió en 1976 el Premio Nacional de Poesía y el Premio Nacional de Periodismo 1978.

También fue condecorado con el Premio "Xavier Villaurrutia" en 1975; su libro póstumo "Piel de cocodrilo", fue publicado por Ediciones SM en 2003 y seleccionado por la Secretaría de Educación Pública para el programa Biblioteca de Aula.

Destacó que escritores como Octavio Paz, Alí Chumacero y Homero Aridjis, describieron a la poesía de Huerta como una "disensión frente a lo establecido, en la que fluctúan sus sentimientos, lo mismo cuando recuerda un deseo perdido, que cuando invoca el recinto de la soledad".