Ofrecen manifestantes diálogo tras muertes en protestas en Colombia

Los líderes de la protesta campesina que en dos semanas ha dejado cuatro muertos y 30 heridos en el Catatumbo dijeron hoy estar dispuestos a negociar con el gobierno de Colombia una salida al cierre de vías en la región.

El vocero de la Asociación Nacional de Zonas de Reservas Campesina, César Jerez, dijo que la voluntad de dialogar se mantiene, pese al "uso de la fuerza" por parte de los agentes policiales que intentan replegar a los manifestantes.

"Hemos reiterado nuestra voluntad de diálogo, pero en la mesa sólo están 200 líderes en representación de 14 mil campesinos que están siendo atacados con armas de fuego", cuatro de los cuales ya perdieron la vida, subrayó.

Dos de los manifestantes murieron el martes y otros nueve resultaron heridos, en medio de choques con fuerzas antimotines que intentaban impedir que los labriegos tomaran el aeropuerto Aguas Claras, de la localidad de Ocaña.

Las protestas, que ya cumplen dos semanas, dejaron otras dos víctimas el sábado pasado, y más de una veintena de policías y civiles heridos, lo que llevó al gobierno del presidente, Juan Manuel Santos, a enviar una comisión a la zona.

Los labriegos exigen que se suspenda la erradicación de cultivos ilícitos en la zona del Catatumbo, fronteriza con Venezuela, y se sustituya el programa por cultivos alternativos que les permita superar la crisis agraria en la región.

"El gobierno y la Policía hablan de excesos de los manifestantes (en las protestas), pero por ahora los cuatro muertos son con armas de fuego y con balas de fusil, y todos son campesinos", declaró Jerez a periodistas locales.

El líder de la protesta afirmó que las denuncias de las autoridades sobre la supuesta infiltración de la guerrilla en la movilización, llevó al uso de la fuerza por parte de la Policía en su intento por retomar el control de la zona.

El Consejero oficial para el diálogo social, Luis Eduardo Garzón, consideró por su parte difícil la situación en el Catatumbo y anunció una reunión en las próximas horas con los campesinos para buscar una salida a las protestas.

Los bloqueos a las vías de comunicación en la zona han provocado cuantiosas pérdidas al comercio y al transporte y un encarecimiento de los alimentos ante la dificultad para mover la carga desde y hacia el interior de Colombia.