Debe América Latina aprender de la experiencia de España

El secretario de Estado de Economía de España, Fernando Jiménez Latorre, sostuvo que los gobiernos deben tener la capacidad de anticiparse a los problemas en sus finanzas públicas y sistemas financieros.

Ésa ha sido la enseñanza que la crisis ha dejado para España y que debiera ser también tomada en cuenta por los países de América Latina, planteó en el XII Encuentro Santander-América Latina.

Enfatizó que "la enseñanza es el no haber sido lo suficientemente capaz de anticipar la insostenibilidad de los desequilibrios que se van acumulando".

En la inauguración del evento, indicó que previo a la crisis, el crédito crecía a ritmos superiores a 20 por ciento, que de haberse anticipado pudo evitarse la burbuja inmobiliaria, el aumento en la inflación y el exceso de demanda, inversión y gasto.

Al participar con la ponencia "Pymes: protagonistas del crecimiento y desarrollo de América Latina", expuso que esta reflexión también se lleva a cabo a nivel internacional.

De ahí que se ha convenido establecer una supervisión macro-prudencial, toda vez que hasta ahora dicha vigilancia se concentraba en el análisis de riesgo por entidad, las cuales a su vez iban cumplían con los requisitos de solvencia pero se perdía la fotografía en su conjunto.

De esta manera, señaló, se quedará una autoridad macro-prudencial que tratará de ver la evolución de las variables a nivel agregado para evitar estas sorpresas.

Jiménez Latorre consideró que dicha enseñanza debiera servir también para América Latina, que vive una fuerte expansión del crédito y de la economía, situación que, admitió, está moderándose y con ello, disminuyendo el factor de riesgo.

Resaltó que México también vivió una época de fuerte endeudamiento a la que tuvo que hacer frente, aunque enfatizó que "el común denominador (con todos los países) es llevar los niveles de deuda a niveles digeribles".