Reza Sudáfrica por un "descanso en paz" para Mandela

Ante el deterioro de la salud de Nelson Mandela, los sudafricano rezan hoy por su "descanso en paz", mientras ancianos de su clan, AbaThembu, viajan al hospital de Pretoria donde está internado el líder.

Decenas de simpatizantes del ex presidente sudafricano y Premio Nobel de la Paz 1993 llegaron este miércoles a Medical Heart Hospital de Pretoria, respondiendo al llamado del arzobispo sudafricano Thabo Makgoba de orar por su descanso, ante la gravedad de su estado de salud.

El arzobispo de Ciudad del Cabo, quien visitó la víspera a Mandela en el hospital y rezó junto a su esposa Graca Machel, publicó una oración en Facebook en la que llamó a los sudafricanos a pedir por su querido Madiva, como le dicen de cariño al ex mandatario en Sudáfrica.

"Debemos estar llenos de gratitud por todo lo bueno que ha hecho por nosotros y por nuestra nación, y debemos honrar su legado a través de nuestras vidas", destacó el Arzobispo Makgoba, alentando los temores de que el final de la vida de Mandela es inminente.

En su oración, el religiosos pide por la "curación eterna de Madiba y el alivio del dolor y el sufrimiento" y ruega porque el icono de la lucha contra el régimen de segregación racial Aparheid, tenga un "fin perfecto", según un reporte de la agencia estatal de noticias SAPA.

Con flores, velas y fotografías del ex mandatario, los sudafricanos acuden este miércoles desde temprano para orar y cantar fuera del Medical Heart Hospital, para mostrar su apoyo y cariño a Mandela, a su esposa y el resto de la familia.

El expresidente sudafricano, de 94 años de edad, fue hospitalizado de urgencia la madrugada del pasado 8 de junio en estado grave, a consecuencia de una infección pulmonar recurrente, que lo mantiene en situación "crítica".

Mandela tiene un historial de problemas pulmonares que se remontan al tiempo en el que estuvo recluido en el campo de prisioneros de la isla Robben, cerca de Ciudad del Cabo, del que fue liberado en 1990, después de 27 años tras las rejas.

En medio de la seguridad que se ha redoblado en los alrededores del hospital, hombres, mujeres y niños acuden hasta donde les sea permitido para colocar flores, velas, regalos y mensajes de cariño para el ex mandatario.

"Estoy muy triste por que está enfermo, debe mejorar o los dioses deben liberarlo", indicó Julia Masango, una mujer que trabaja en un supermercado cercano al hospital y que fue a mostrar su apoyo a Mandela.

En tanto, un grupo de ancianos de la etnia AbaThembu, a la que pertenece la familia Mandela, viajó este miércoles a a Pretoria para evaluar el estado crítico de Mandela, quien lleva varios días dormido, y decidir "qué hacer", luego de la reunión familiar celebrada la víspera.

La reunión familiar, uno de los ritos habituales en la etnia Xhosa cuando uno de sus miembros se encuentra gravemente enfermo, fue convocada por la hija mayor del ex mandatario, Makaziwe Mandela, ante el deterioro de su salud.

Napilisi Mandela, un anciano de la familia Mandela y quien suele presidir las reuniones y rituales familiares, confirmó que en el encuentro se discutieron "asuntos delicados" relacionados con el ícono contra el apartheid y que viajarían hasta Pretoria para definir su futuro.

"Queremos visitar al Tata Mandela para discutir lo que debe hacerse", destacó, tras aclarar que el destino del ex presidente será consultado a sus ancestros , "nuestros ancestros serán los que decidan".