Afirma investigador que será profunda la reforma fiscal en México

El investigador mexicano Francisco Pérez-González, afirmó que México tiene una economía informal muy grande y por tanto la reforma fiscal que se debatirá pronto en el país será "muy profunda".

"En nuestra nación tenemos un problema de desobediencias en el ámbito económico importantes, la reforma que se ejecutará como el debate de si el sistema tributario va a ir más al consumo, un IVA generalizado o no, es clave, nos espera una reforma muy intensa", abundó en entrevista con Notimex.

Pérez-González y el también mexicano Pablo Villanueva, junto con el belga Frédéric Panier obtuvieron el V Premio Jaime Fernández de Araoz sobre "Corporate Finance", por su trabajo titulado "Capital Structure and Taxes: What Happens When You (Also) Subsidize Equity?".

Indicó que lo que querían demostrar con ese estudio es que el incentivo fiscal tiene sus consecuencias.

"Los interesados en las políticas económicas, funcionarios y empresarios, han de saber que tienen que debatir, debatir las medidas que te llevan a financiarte de una manera u otra", dijo.

Pérez-González detalló otro aspecto de su investigación: "La gente que dice que hay que nivelar las fuentes de financiamiento solo piensan en una alternativa y esa es eliminar lo existente".

Expuso que "Capital Structure and Taxes: What Happens When You (Also) Subsidize Equity", demuestra que las políticas tributarias orientadas a fomentar la utilización de los recursos propios de los accionistas se traducen en menores niveles de endeudamiento corporativo, por tanto menor apalancamiento y mayor capitalización.

El trabajo analiza el impacto de una novedosa reforma fiscal aprobada en Bélgica en 2006, la cual reduce las desgravaciones fiscales que promueven el endeudamiento al permitir una desgravación fiscal por el capital de la compañía (equity).

Por ello, y en contraste con los incentivos fiscales tradicionales, el financiamiento de las empresas recibe una desgravación fiscal independientemente de la fuente de financiación que se utilice y no sólo cuando las empresas se financian con deuda.

Entre las principales conclusiones del trabajo están que las distorsiones fiscales en contra del capital tienen un impacto importante sobre las decisiones de financiamiento de las empresas.

En particular, la introducción de una desgravación fiscal en función de los recursos propios o capital se traduce en una reducción significativa en el apalancamiento agregado de la economía, así como en el endeudamiento como porcentaje de los activos a nivel empresa.

Asimismo, que la reducción en el apalancamiento financiero es generalizado.

Tanto las empresas que operaban antes de la aprobación de la reforma, como las empresas que inician operaciones a partir de la aprobación del nuevo régimen tributario incrementan la participación del capital como fuente de financiamiento.

Por último, cuestionado sobre si la presión fiscal mayor cada día en pequeñas y medianas empresas en países como España, es una vía útil para salir de la crisis, sostuvo que en España hay presión fiscal pero también problema de endeudamiento.

"Uno de los temas que escuché de los diferentes actores es el interés por promover la reducción de esta traba en las empresas", dijo.

"Primero, es una medida que urge en las compañías. Segundo, no solo hay que bajar el endeudamiento sino hay que promover la inversión y el crecimiento de las empresas, de las PYMES en caso concreto, pero en general del las empresas", acotó.