Inicia España senda de recuperación tras tocar fondo en 2012

España dejó de ser el centro de preocupación económica y financiera mundial para convertirse en el foco de atención de los inversionistas, al retomar la tendencia de corrección después de haber tocado fondo en el cuarto trimestre del 2012.

El secretario de Estado de Economía del gobierno de España, Fernando Jiménez Latorre, aseveró que este país dejó atrás lo peor de la crisis, luego que de octubre a diciembre del año pasado fue el peor de esta fase de recesión global.

Aseguró que el primer trimestre de 2013 fue menos malo que los tres meses anteriores y previó que el periodo abril-junio sea mejor, "de forma que estamos ya en la tendencia de corrección".

De ahí que, destacó, mientras España está nuevamente llamando la atención de los extranjeros, la preocupación ahora está en otros países como Estados Unidos, tras el anuncio de la Reserva Federal sobre un posible inicio de la eliminación gradual de sus programas de apoyo.

Reconoció que si bien este anuncio ha generado sobre-volatilidad en los mercados, también es un reflejo de la mejora sobre las perspectivas económicas de Estados Unidos, considerada una de las economías más grande del mundo.

En la inauguración del XII Encuentro Santander-América Latina, con el tema "Pymes: protagonistas del crecimiento y desarrollo de América Latina", expuso que los estímulos económicos deben ser transitorios e ir acompañados de reformas estructurales que corrijan los desequilibrios económicos.

Subrayó que de esta forma se han conseguido avances importantes en la corrección de desequilibrios de la economía española, lo que ha generado -dijo- un cambio de "forma notable" sobre la percepción de la economía del país.

Por ello, "hemos dejado de ser el centro de preocupación de analistas inversores internacionales para pasar a ser el centro de interés en el que se observan oportunidades y donde la inversión extrajera ya está tomando posiciones en la economía española", enfatizó.

Lo anterior, abundó Jiménez Latorre, sin dejar de lado que hay todavía un camino por recorrer, al existir importantes ajustes y corrección de desequilibrios por realizar y por tanto es necesario continuar con la consolidación fiscal y con el impulso de las reformas estructurales.

En este contexto, las pequeñas y medianas empresas (Pymes) juegan un papel fundamental, por lo que hay que avanzar para aumentar el financiamiento a este sector, eliminar barreras administrativas y reducir el costo del crédito y fiscales, en la medida que sea posible, agregó.