Se manifiestan en paz frente a casa de gobernador de Río de Janeiro

Cientos de personas se manifiestan de manera pacífica en la zona de Leblon, en rechazo a la construcción de un teleférico en la favela de Rocinha, al sur de esta ciudad, en el cual se planea realizar una inversión de más de un millón y medio de reales.

La gente comenzó a reunirse desde la tarde para avanzar por la avenida Niemeyer, para dejar en claro que no están de acuerdo con este gasto que para ellos es inútil.

Consideran que este medio de transporte solo beneficiará a los turistas y no a la gente que vive en esta zona, que necesita mayores opciones de transporte y que sean más económicos.

Para evitar actos de vandalismo, los organizadores han pedido a la que gente que asiste no se cubra los rostros, para así poder identificar a los provocadores que solo buscan un beneficio propio.

Muchos de los negocios de esta turística zona de Río de Janeiro decidieron cerrar sus puertas y otros inclusive colocaron tablas en sus aparadores para evitar actos de rapiña o vandalismo.

Al igual que el pasado domingo, los inconformes se dirigen a la casa del gobernador Sergio Cabral, donde un grupo de personas acampa desde el viernes.

El gobernador Cabral, quien no ha aparecido de manera pública, habría enviado al secretario de estado de gobierno, Wilson Carlos Carvahlo, para entablar un dialogo con los manifestantes.

Las manifestaciones continúan en el país y se espera que este miércoles en la ciudad de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, una manifestación de cien mil personas previo al partido de semifinales entre Brasil y Uruguay.

De hecho, la Policía Militar solicitó que se aplace este partido al considerar que es imposible controlar una manifestación de esta magnitud sin que se vean afectados los asistentes al encuentro, además de poder evitar roces violentos con los inconformes.